Real Madrid fue nuevamente ese equipo que parece imposible de tumbar incluso en las circunstancias más adversas y lograron imponerse con marcador de 2-1 a Elche, que no contó con Enzo Roco por lesión, en los octavos de final de la Copa del Rey que tuvo todos sus goles en la prórroga.

Sin Thibaut Courtois, Luka Modric ni Karim Benzema el cuadro merengue estuvo lejos de su versión más brillante y no tuvieron ni siquiera las mejoras ocasiones pues lo de casa estuvieron más cerca de abrir el marcador para poder llevarse el partido pero las acciones debieron definirse en la prórroga.

Las cosas llegaron a ponerse muy difíciles para los de Carlo Ancelotti pues al minuto 102 fue expulsado Marcelo por impedir una ocasión manifiesta de gol y en ese tiro libre los locales lograron inaugurar la cuenta con Gonzalo Verdú aprovechándose de dos rebotes para que la pelota terminara en el fondo de la red.

Parecía que los blancos iban a complicarse pero en el segundo tiempo del alargue dieron la vuelta con su acostumbrada garra para levantar la situación. Empataron al 108' con Isco mandando a guardar una acción que quedó viva en el corazón del área y con todo favorable definió.

Los penales se pusieron en el horizonte pero el Real Madrid tenía otros planes cuando David Alaba mandó un largo pase que encontró a Eden Hazard, quien se fue con todo y logró anotar al quitarse al portero Axel Werner al 115'. El partido terminó con polémico pues Elche logró empatar pero fue anulado por falta en ataque.