A Barcelona se calman un poco las aguas luego de superar por 3-0 en La Liga frente a Levante gracias a una sólida presentación en el primer tiempo en el que sacaron la ventaja que resultó decisivo. La gran noticia fue el regreso de Ansu Fati, quien portó la 10 de Lionel Messi, y logró poner el gol que sentenció las acciones.

El cuadro culé empezó el compromiso bastante enchufado y rápidamente encontró su primera gran oportunidad con una gran internada de Memphis Depay en el área, en donde fue derribado y consiguió un penal que él mismo ejecutó con mucha solvencia para abrir la cuenta cuando se jugaba el sexto minuto.

Otro de los neerlandeses que tiene el equipo de Ronald Koeman, quien estuvo suspendido al haber visto la roja ante Cádiz, Luuk de Jong puso el 2-0 cuando se disputaba la fracción 14 al definir de muy buena manera en el mano a mano contra el guardameta Aitor Fernández tras una gran habilitación de Sergiño Dest.

Pero al partido le faltaba su momento más emocionante cuando Ansu Fati ingresó al minuto 81 tras casi un año parado por lesiones. Ya todo era muy positivo pero faltaba la guinda del postre al demostrar todo su talento conduciendo un contragolpe que finalizó con un preciso derechazo para celebrar con la emotividad a flor de piel.

El Camp Nou ovacionó a su nuevo 10 que ilusiona con ser uno de los encargados en volver a poner a Barcelona en el lugar que su historia indica. Ahora llega la oportunidad en la Champions League, cuando se enfrente con Benfica este miércoles luego de comenzar de muy mala manera ante el Bayern Munich cayendo 3-0.