La barra de Colo Colo fue protagonista de la Supercopa ante Huachipato. Y de la peor manera. Incidentes en la Galería Norte del Estadio Nacional, que incluyeron, entre otras cosas, el lanzamiento de butacas a la pista atlética, obligaron a suspender el encuentro cuando se acercaba el pitazo final.

Los desórdenes llegaron justo luego de que Matías Camacho, presidente del Club Social y Deportivo, dedicara inesperados elogios a la Garra Blanca. Todo partió con una publicación del director de Blanco y Negro en donde destacó las labores de ayuda de varios hinchas albos luego de los incendios en la V Región.

“Junto a nuestros socios, socias, hinchas y barristas, llevamos toda la ayuda recaudada durante la semana. Cajas de mercadería según la composición del catastro de familias que levantamos, carpas, cocinillas, frazadas, alimento para mascotas, kit de aseo y menstruales. Además se organizó una olla común y cuadrillas para limpiar y despejar las zonas incendiadas”, partió diciendo.

“Cinco camiones, dos buses, varios autos y algunas toneladas de ayuda. Pero más importante que eso es que demostramos la importancia de ser un Club Social, que Colo Colo es sin duda alguna la institución civil más grande del país y que cuando trabajamos unidos no existe ningún imposible”, sumó.

Ahí llegaron las palabras a la barra. “Quiero reconocer públicamente el trabajo de la Garra Blanca, tantas veces vilipendiada y cuyos barristas se pusieron la 10 en esta tragedia para trabajar con tenacidad y sin descanso. Es fácil resaltar lo malo y omitir lo bueno, yo me saco el sombrero frente a lo que los y las barristas de Colo Colo hicieron en esta tragedia”, agregó.

Lamentablemente, la dedicatoria fue empañada luego de que, poco después, se suspendiera la Supercopa por incidentes de los hinchas del Cacique. El partido se cortó a los 76 minutos, cuando los albos se imponían por 2-0, y la ANFP debe determinar qué pasará con el tiempo restante.

La postura de Colo Colo ante la suspensión de la Supercopa

Uno de los momentos más difíciles de la Supercopa se vivió durante el entretiempo, cuando Carabineros ingresó a la pista atlética, retiró un lienzo e intentó espantar a los fanáticos que habían saltado desde la Galería Norte. El partido estuvo suspendido por varios minutos a raíz de eso.

A pesar de todo, los jugadores del Cacique ingresaron a la cancha para jugar la segunda mitad y algunos se acercaron a los hinchas en la pista atlética para pedir calma. El duelo logró reanudarse, pero terminó siendo suspendido de forma definitiva a los 76′. Varios hinchas ya estaban instalados en la pista atlética, a sólo metros de la cancha y los jugadores.

A pesar de todo, el plantel de Colo Colo quería continuar el partido. Así lo manifestó Arturo Vidal. “La violencia no le puede ganar al fútbol. Era innecesario terminar el partido faltando 13 minutos. Da mucha rabia, estas cosas echan a perder el fútbol. En otros lados hay cosas peores y siguen jugando”, dijo.

“Todos queríamos jugar. El partido estaba bueno, faltaba poco. Los dos equipos hablamos para seguir y ser campeones en cancha. La orden llegó desde arriba. Tienen que bajar y dar la cara. No sé quién fue, se lavan las manos. Se tendría que haber seguido jugando”, sumó, y disparó: “La decisión no fue del árbitro, ni de Huachipato ni de nosotros”.

Toda la actualidad del fútbol chileno e internacional en la palma de tu mano. Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News.