Julio Barroso está a meses de su retiro profesional. En ese contexto, el defensa de Everton conversó en extenso con el medio argentino Infobae, ocasión en donde repasó los grandes pasajes de su carrera, sus “siete años mágicos” en Colo Colo y su posterior salida.

“Encontré mi lugar en Chile, acá me tocó construir mi carrera. Llegué a Ñublense, luego recalé en O’Higgins, donde ganamos el primer título de la historia del club con Eduardo Berizzo de entrenador. Después, viví 7 años mágicos en Colo Colo, donde pude demostrar mi talento. Ahí gané siete títulos para lograr nueve en mi carrera”, relató.

El Almirante afirma que el mejor momento de su carrera fue su “etapa en Colo Colo, sin dudas. Fue extraordinario. Primero, por mi rendimiento. Luego, por la cantidad de títulos ganados. Este equipo en Chile tiene una presión del nivel de la selección local”.

“Acá, primero está el seleccionado chileno y luego el Cacique. Jugar en Colo Colo es como estar en el coliseo romano: dedo para arriba o para abajo, porque no aceptan la clase de jugador que no satisfaga el estilo de juego de la institución. El primer año arranqué con el pie derecho, ya que salimos campeones”, siguió.

Sobre su salida, confesó que fue “por una decisión dirigencial. Tuvimos un problema durante la pandemia con relación a los sueldos y al seguro de cesantía, que es como un seguro de desempleo, por así decirte. Estuvimos entre tres y cuatro meses sin poder entrenarnos en el club y peleábamos el descenso antes de irme, fue caótico lo que nos pasó”.

“En los 12 partidos que quedaban, dí la cara como corresponde porque era lo que yo sentía. Fue un momento difícil porque por primera vez en su historia el club peleaba por no descender. Estaba como entrenador Gustavo Quinteros, a quien le manifesté que iba a dar la cara”, continuó.

“Pero lamentablemente quedó esa pelea que tuvimos junto a los jugadores grandes con la dirigencia por esto que nos pasó y un dirigente decidió no renovarme el contrato. No fue una cuestión de rendimiento. Por suerte, Everton me abrió sus puertas y pude mantener mi nivel. Me quedo tranquilo, porque no fue una cuestión futbolística, sino personal”, complementó.

Por último, reveló que aún no define qué hará después del retiro, “pero terminé hace poco de cursar la carrera de entrenador y además hice el curso de Gerente Deportivo; me gustaría seguir ligado al fútbol. Pero lo primero que deseo es volver a Argentina, ya que hace 13 años que vivo en Chile”.