En la Supercopa disputada ante Huachipato, Jorge Almirón estaba cerca de ganar un nuevo título como entrenador, un hito que no consigue desde el 2016, cuando ganó la Supercopa de Argentina con Lanús.

Por eso quedó muy dolido con los incidentes de la barra de Colo Colo en el Estadio Nacional, que llevaron a suspender el encuentro y poner una interrogante sobre lo que ocurrirá con este trofeo.

El entrenador argentino contó que “ahora esperamos la resolución, esperamos que se jueguen los minutos que falta, sería lo adecuado, para sentar un buen precedente en este tipo de definiciones”

De hecho cree que “esto puede repetirse en otra cancha” y agrega que “en una final, cuando la parcialidad hace que se suspenda el partido, dan por ganador al equipo que está perjudicado. Por eso lo más correcto es jugar”.

Un equipo “ansioso” en lo futbolístico

Jorge Almirón comentó sobre los minutos que alcanzaron a disputarse que “nos dedicamos con mucha seriedad a jugar la final, el equipo arrancó con muchas ganas, muy ansioso”.

Señaló que “después se fue tranquilizando y sacamos una ventaja importante. Creo que en el mejor momento del partido se suspende, por eso queríamos seguir jugando”.

La determinación de lo que va a suceder con el partido quedará en manos de la ANFP, que en una reunión de directorio debe determinar los pasos a seguir.