La Supercopa entre Colo Colo y Huachipato se suspendió por los incidentes vividos en el sector norte, donde se ubicó la barra del Cacique. Un hecho que molestó a jugadores del Cacique como Leo Gil y Arturo Vidal, que pretendían terminar el encuentro.

Esa actitud fue reprochada por el ex arquero seleccionado nacional Óscar Wirth, quien manifestó que los jugadores deben ponerse de acuerdo con las autoridades en el mensaje que envían.

“Una de las cosas que debe cambiar es que el mensaje sea de todos por igual. Los jugadores le buscan una alternativa, pero tienen que hablar todos el mismo idioma o nos iremos al despeñadero”, manifestó a Redgol el ex golero del Cacique y la Roja.

Luego contó que “uno no estaba ahí directamente, pero ve que el mensaje que los jugadores quieren dar es ‘ya dijeron que se portarán bien, que no harán nada más’, y eso solamente sirve para que quede la escoba más adelante otra vez y de forma más grande”.

Punto final a la violencia

Agregó que “hay que cortarla definitivamente, porque lamentablemente esto va a ser el modus operandis de todos los partidos si no le ponen punto final”.

Sobre lo deportivo, manifestó que “Huachipato no tenía por dónde, tuvo un bajo rendimiento futbolístico. A Vidal lo dejaron jugar tranquilo, no estuvo atareado y se nota que tiene calidad”.