Universidad de Concepción está cerca de vivir toda una revolución a nivel dirigencial. El club perteneciente a la casa de estudios más importantes del sur de Chile cambiará de modelo institucional, uniéndose a la larga lista de Sociedades Anónimas Deportivas de nuestro país.

La entidad educacional, que hasta ahora era uno de los principales apoyos económicos, decidió no seguir cargando esa responsabilidad. Así las cosas, deja vía libre para que el club cambiara completamente su forma de operar.

De esta manera, el Campanil pasará a ser controlado por una concesión que durará 25 años. Además, tendrá dineros venidos directamente desde Emiratos Árabes Unidos.

Esto fue confirmado por el propio club mediante un comunicado oficial, donde detallaron que “tras la inscripción de la Sociedad Anónima Deportiva Profesional (SADP), la administración del Club Deportivo Universidad de Concepción concluyó la búsqueda de inversionistas que pudieran incorporarse como concesionarios del Fondo Fútbol por los próximos 25 años”.

“El Directorio de la Corporación Club Deportivo determinó quedarse con la proposición del empresario Rimoun Hanouch de Emiratos Árabes Unidos”, agregaron.

En ese sentido, el texto afirma que “el ejecutivo y su equipo, presentó un proyecto integral de desarrollo para el equipo de fútbol profesional, femenino y divisiones menores. Coloca en el centro de la gestión la protección y la proyección de los valores universitarios, elementos centrales del encargo hecho por el Directorio del Club a la Comisión de Trabajo que desarrolló esta tarea”.

“Cabe destacar que, en el diseño de la gobernanza de la SADP, la Corporación Club Deportivo permanecerá en el Directorio de ‘Campanil S.A.D.P’ con el objetivo de cautelar la consolidación y buen desarrollo del proyecto. Además, busca el resguardo de la marca y valores propios de la organización”, concluyeron.

La competencia por controlar a Universidad de Concepción

Rimoun Hanouch, que según consignó La Tercera puso US$ 2 millones para quedarse con la concesión, no era el único que buscaba el control del Campanil.

El mencionado medio detalló que también se presentaron a la licitación Sergio Gioino y su socio, Pablo Lecler. Lo curioso acá es que Gioino ya ejerce como presidente en Ñublense, algo que evidentemente generaría un choque de interés tremendo.

Por otro lado había una opción que juntaba platas chilenas y argentinas, liderada por el transandino Santiago Filgueiras. También decía presente Matías Rodríguez, el ex jugador de la U, quien iba a tener un rol clave en la estructura deportiva del club si se quedaba con la concesión.

El objetivo: Volver a la Primera División para el 2025

A nivel deportivo las metas están clara con esta transformación del club. ¿La idea? Lograr el asenso que permita volver a la máxima categoría del fútbol chileno para el 2025.

El proyecto es armar un plantel altamente competitivo que deje en el pasado el complicado año 2023 que los tuvo peleando por no descender.

Todas las noticias del fútbol chileno en la palma de tu mano. Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News.