Olympique de Marsella no tuvo una primera parte de temporada muy buena en lo internacional y ahora se enfoca en levantar el rumbo en la Ligue 1. El equipo de Alexis Sánchez buscará dar la pelea por el título con el PSG, por lo que piensa en refuerzos para el 2023.

Si bien el arribo del Niño Maravilla le ha permitido a los Phocéens tener un buen poder ofensivo, la soledad con la que queda en ataque ha sido una alarma para los hinchas y el cuerpo técnico de Igor Tudor.

Ante este panorama, el entrenador ha comenzado a pensar en variantes y es ahí donde un viejo conocido de Alexis Sánchez aparece. El OM quiere dar una de las grandes sorpresas y llevarse a Joaquín Correa del Inter de Milán.

El delantero argentino, que se quedó fuera del Mundial de Qatar 2022 por una lesion en la semana previa al torneo, es pretendido para potenciar la delantera del Olympique de Marsella y así soñar con el gran golpe en la tabla de posiciones.

Desde que llegó al Inter de Milán de la mano de Simone Inzaghi, Joaquín Correa ha tenido que lidiar con las expectativas. Y es que si bien se esperaba mucho, su rendimiento ha estado muy por debajo de lo esperado.

Al haberse clasificado a los octavos de final de la UEFA Champions League, el panorama es complejo para el OM. No obstante, con Romelu Lukaku, Lautaro Martínez y Edin Dzeko como sus principales delanteros, el Inter de Milán no vería con malos ojos negociar.

Urgencia de encontrar un nuevo compadre para Alexis Sánchez

Alexis Sánchez ha destacado en el Olympique de Marsella aún cuando ha tenido que pelear solo en el ataque. Uno de sus compadres claves en la cancha era Amine Harit, quien se lesionó de gravedad y quedó incluso fuera del Mundial de Qatar 2022.

Esto es el punto principal por el que los Phocéens piensan en reforzar la delantera, ya que así pueden ayudarle al Niño Maravilla en su constante lucha en el terreno de juego. La primera parte de la temporada rindió, pero su soledad le costó caro al equipo.