Universidad de Chile recibe a Universidad Católica por el Clásico Universitario 195 del fútbol chileno, en la reapertura provisional del Estadio Nacional y por la fecha 23 del Campeonato. En la previa del duelo los azules vivieron un momento más que emotivo.

El encargado de llevarle el balón al árbitro Julio Bascuñán fue Carlos Ortiz, el padre de Aníbal, el pequeño arquero de la sub 12 de Universidad de Chile que debió pelear por su vida tras quedar internado grave en la UCI producto del accidente vehicular sufrido junto a su familia en Llay Llay.

Y si don Carlos se encargaba de entregar el balón para el inicio del clásico, Aníbal en paralelo salió a la cancha acompañado del meta azul, Cristóbal Campos. Ambos caminaron abrazados hacia la portería norte del Estadio Nacional donde se ubicaba la hincha de la U.

Ya en el arco, ambos tocaron los postes de la portería, Aníbal con un par de guantes de regalo colgados al cuello mientras saludaba a la cámara de la transmisión de TNT Sports.

Cabe recordar que el pequeño Aníbal estuvo 19 días internado en la UCI del Hospital Carlos Van Buren, en estado de gravedad y pronóstico reservado. Pero tras varios días luchando por su vida, el pasado domingo 21 de agosto fue dado de  alta.

Tras volver a casa, Aníbal compartió su deseo a través de la voz de su padre en conversación con LUN: “Lo único que quiere es volver a entrenar y jugar a la pelota”, sostuvo Carlos Ortiz. Hoy ambos fueron parte del Clásico Universitario con la U.