Stranger Things finalmente arribó a Netflix con los capítulos finales de su cuarta y penúltima temporada los cuales se centran en la gran batalla entre los queridos protagonistas y el gran villano del nuevo ciclo de la serie: Vecna.

Debido a su extensión la cuarta entrega debió ser dividida en dos partes, el primer volumen fue estrenado el 27 de mayo, mientras que la segunda parte llegó a la plataforma streaming este viernes 1 de julio. 

La primera parte de la penúltima entrega se basó en la revelación de la identidad del nuevo ente que amenaza con destruir todo a su paso, mientras que por otra parte el querido grupo de amigos trataba de continuar con sus vidas tras los trágicos hechos con el que culminó el tercer ciclo. 

Los Byers junto a Eleven (Millie Bobby Brown) se mudaron a California, tras la aparente muerte de Hopper (David Harbour), mientras que el resto del grupo, que seguía en Hawkins, trataba de seguir adelante. También en los primeros episodios se revela qué pasó realmente con el jefe de policía de la ciudad y por qué está prisionero en Rusia. 

La segunda parte, que consta solamente de dos capítulos de larga duración, muestra a los protagonistas preparándose para la batalla final contra Vecna en dos frentes distintos, con consecuencias que marcarán para siempre la historia de la serie.

 

Final explicado del final de la cuarta temporada de Stranger Things

 

La batalla final muestra al querido grupo en dos frentes de combate, quienes se mudaron a California más Mike, y los que se quedaron en Hawkins

En el capítulo final se revela que Vecna es el gran villano de toda la historia, ya que a través de un flashback se muestra que él siempre supo que el Upside Down no era un purgatorio, si no una dimensión paralela que no es habitada por seres humanos.

Allí, tras tropezar con una nube de partículas, Vecna crea el Mind-Flayer que es parte de una Hive Mind que puede atrapar a quien se encuentre con ella. 

En los capítulos finales, Eleven sale del laboratorio Hawkins decidida a enfrentarse a Vecna en una intensa batalla, por su parte Nancy, Steve y Robin, quienes se encuentran en el Upside Down, comienzan a atacar el cuerpo de Vecna con balazos y bombas caseras. 

Max y Eleven (Millie Bobby Brown) son parte de la gran batalla contra Vecna en su Mind Lair. La pelea entre las heroínas de la historia contra el poderoso enemigo se complica cada vez más debido a las habilidades de este. 

Max es retenida, mientras que Vecna le revela a Eleven su plan maestro, el cual consiste en abrir 4 puertas que irrumpan en Hawkins para unir ambos mundos, para lo que necesita 4 víctimas. 

Las amigas son retenidas por Vecna, sin embargo, gracias a Mike y sus palabras de aliento, Eleven puede librarse de las garras de su enemigo. Lamentablemente para todos, Max no lo logra a tiempo y comienza a levitar en el mundo real, tal como pasó en la primera parte de la temporada. 

Lucas ve horrorizado como las piernas de su amada comienzan a romperse y sus ojos comienzan a sangrar. Eleven ataca a Vecna, mientras que al mismo tiempo Nancy, Steve y Jonathan lo atacan desde el Upside Down, lo que hace que su poder sobre Max se debilite.

 

Como era de esperarse, el villano sobrevive al ataque. Max estuvo clínicamente muerta por un minuto, lo que hace que la cuarta puerta entre el Upside Down y Hawkins se abra.

El colapso dimensional hace que se produzca un terremoto de más de 7 grados escala de Richter, generando grietas en toda la ciudad. 

El grupo de California, compuesto por Will, Mike, Eleven y Jonathan, regresan a Hawkins y ven el caos que quedó tras el supuesto desastre natural. Miles de personas abandonan la ciudad, hay un gran número de muertos y se espera que la cifra se eleve. Esto sumado a la inestabilidad de la zona.

Dustin le informa a sus amigos lo que pasó con Max, revelando que la joven se encuentra en un profundo coma y se encuentra muy malherida. 

En uno de los momentos más emotivos del final, Dustin conversa con el tío de Eddie, quien se encontraba en la búsqueda de su sobrino, revelando que falleció en el terremoto, pero que lo hizo para salvar a la ciudad que tanto lo odió.

El joven fue acusado de liderar un culto satánico que cobró vidas inocentes. Cuando en realidad se sacrificó para distraer a la Hive Mind y salvar la vida de todos. 

En los últimos segundo de la trama, Eleven finalmente se reencuentra con Hopper y Joyce, quienes estuvieron en Rusia tratando de liberar al policía. Sin embargo, el alegre reencuentro se ve interrumpido cuando las cenizas comienzan a caer del cielo y el grupo de protagonistas, finalmente reunidos, se dan cuenta que el caos recién comienza, mientras observan como una gran parte de la ciudad de manera apocalíptica es consumida por el fuego.