El Comité de Disciplina de la FIFA oficializó en esta jornada de miércoles una serie de castigos para varios combinados de la Conmebol. Obviamente que la selección chilena está en ese lote por culpa del pésimo comportamiento de sus hinchas en los últimos partidos eliminatorios.

La Roja, además de pagar una millonaria multa por los cánticos racistas y xenofóbicos de sus seguidores, tendrá que jugar ante Bolivia durante septiembre con el 50% de su estadio clausurado.

Pese a lo duro del castigo, lamentablemente hay que decir que desde Suiza no se midió con la misma vara a las diferentes selecciones. Sin ir más lejos, a Brasil le llegó un caramelo por un hecho que, en el papel, se vislumbraba como bastante más grave que unos cánticos.

Hablamos de la verdadera batalla campal que se produjo en el Estadio Maracaná en la antesala del Brasil vs Argentina del 21 de noviembre pasado. En esa ocasión los hinchas trasandinos sufrieron la violenta represión por parte de la policía brasileña, desatando una pelea que tuvo incluso a los jugadores albicelestes como protagonistas.

Más allá de las culpas por los incidentes, los cierto es que Brasil, al ser el organizador del partido, se debe hacer responsable y asumir los castigos que, por esos días, se esperaban fuesen durísimo.

Sin embargo, nada más lejos que eso. La FIFA, con una suavidad que llama la atención, decidió castigar a la Federación de Brasil con el pago de 50 mil francos suizos, cerca de unos 53 millones de pesos chilenos.

Salvo esa multa, Brasil no tendrá limitación de aforo para su próximo partido de local, programado para septiembre ante Ecuador en Porto Alegre.

¿Cuál fue el castigo para la selección chilena?

La ANFP, que hace rato acusa arcas alicaídas, tendrá que pagar al la FIFA cerca de 80 mil francos suizos (unos 86 millones de pesos chilenos) para invertir en un plan contra la discriminación. Además, deberá abonar otros 5 mil francos suizos (unos 6 millones de la moneda local) por la mala conducta de los jugadores chilenos durante la visita a Uruguay.

No obstante, lo que realmente duele en esta pasada es tener que jugar ante Bolivia en septiembre próximo con un 50% de la capacidad del Estadio Nacional. Ese duelo, marcará el regreso después de varios años al recinto de Ñuñoa.

Toda la actualidad del fútbol chileno e internacional en la palma de tu mano. Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News.