No pudo revalidar. Nicolás Jarry (22º) cayó ante el francés Corentin Moutet (140º) por un doble 6-7 y se despidió del Chile Open. El chileno vivió un tenso partido en el Court Jaime Fillol y, pese a tener al público a favor, terminó cayendo.

Cabizbajo, el Príncipe se presentó a la conferencia de prensa posterior a su caída, donde analizó por donde pasó este tropezón, asegurando que las decisiones fueron claves.

“Tomé malas decisiones. Son decisiones del momento. Me hubiese gustado elegir lo opuesto”, señaló la raqueta número uno de Chile, aprovechando de agradecer por el apoyo.

“Siempre he estado agradecido del esfuerzo de mis tíos y mis papás. Primero por los challengers y ahora por este ATP. Si no fuera por este torneo pasaría menos en Chile. Me siento afortunado de tener a mi familia. Me hubiera gustado poder seguir en carrera”, analizó Nicolás Jarry.

Un particular contrincante

El francés es, en palabras simples, un plomo. No porque tenga un particular estilo de juego, sino que debido a sus gestos hacia el público chileno, sus gritos y su constante necesidad de llamar la atención.

Pese a esto, Jarry no se refirió al tema en específico. “Es difícil jugar contra un jugador con su estilo, poco consistente, que te hace jugar y pensar harto. Es un jugador especial, pero fui superior la mayor parte del partido”, afirmó el mejor singlista chileno de la actualidad.

“No me meto en su actitud. Él tiene sus temas y eso es tema suyo”, añadió Jarry, quien aprovechó de mandar un mensaje al único chileno aún en carrera en el Chile Open, Alejandro Tabilo.

“Creo que está jugando muy bien, creo que no tendrá mucho problema. Tiene que seguir como viene”, cerró, con compañerismo, un frustrado Nicolás Jarry.

En las semifinales, Alejandro Tabilo (51º) enfrentará al verdugo de Nicolás Jarry, Corentin Moutet. Probablemente, de nuevo el público tendrá mucho qué decir ante la presencia del francés.