Una actividad de lujo se vivirá este fin de semana en la Región de Valparaíso. El domingo 12 de febrero se llevará a cabo el Triatlón de Viña del Mar, una prueba que se desarrollará por el borde costero en su habitual circuito que inicia en Playa El Sol, atraviesa las principales calles viñamarinas como Avenida San Martín y La Marina, hasta el emblemático Reloj de Flores. Y al recorrido se suma de manera inédita el clásico Cerro Castillo.

Esta será la vigesimosexta edición de la competencia, y que servirá para empezar a calentar motores en un año histórico para el deporte criollo. Esto porque servirá de previa para los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Santiago 2023 y también para la segunda edición de la Copa del Mundo.

Andrés Droguett, presidente del Club Triatletas de Viña del Mar y organizador del evento, detalla que "tras la primera Copa del Mundo, la ciudad se posicionó a ojos del mundo como un lugar privilegiado para la práctica del triatlón, por su entorno natural, infraestructura, equipos profesionales y servicios turísticos".

"Este será el año más importante para el triatlón y estoy seguro que nuestra experiencia nos hará estar a la altura, comenzando por el desafío de este domingo, que es el apronte ideal para las pruebas de alto impacto que vienen", complementó.

La prueba mayor del Triatlón de Viña del Mar será para los triatletas de Alto Rendimiento en formato Olímpico, que consiste de 1,5 kilómetros de natación, 40 de ciclismo y 10 de trote. Mientras que también están las categorías Sprint, de 16 a 17 años, Sprint Promocional, de 18 a 65, y Age Group, para todas las edades, en distancia Olímpica.

A contar de las 7:30 horas de este domingo se vivirá el inicio del evento, pero el arranque de la competencia principal está pactado para las 8:30 horas. Se pretende que 300 deportistas de distintas partes de esta larga y angosta faja de tierra digan presente, donde resalta el nombre de Felipe Van de Wyngard.

Junto con eso, también hay otras novedades. Por ejemplo, por cada triatleta que se inscriba en la prueba se plantará un árbol nativo en las zonas afectadas por los incendios forestales a fines del año pasado. Con lo que buscan dejar un importante aporte al medio ambiente.