El medio chino CGTN, afín al gobierno de aquel país, publicó un comunicado de Shuai Peng en el que asegura que está a salvo y niega las acusaciones de abusos sexuales Zhang Gaoli, ex vicepresidente del Gobierno chino.

"En relación con las recientes noticias publicadas en el sitio web oficial de la WTA, el contenido no ha sido confirmado ni verificado por mí y fue publicado sin mi consentimiento. Las noticias que aparecen en ese comunicado, incluida la acusación de agresión sexual, no son ciertas. No estoy desaparecida, ni estoy insegura. Solo he estado descansando en casa y todo está bien", dice el supuesto mail de Shuai Peng.

"Si la WTA publica más noticias sobre mí, por favor, verifíquenlas conmigo y publíquenlas con mi consentimiento. Como tenista profesional, les agradezco a todos su compañía y consideración. Espero promover el tenis chino con todos ustedes si tengo la oportunidad en el futuro. Espero que el tenis chino sea cada vez mejor", continúa.

La WTA reaccionó inmediatamente poniendo en duda la veracidad de este comunicado de la tenista china. "Los recientes acontecimientos en China relacionados con una jugadora de la WTA, Peng Shuai, son motivo de profunda preocupación", señaló el presidente de la WTA, Steve Simon.

Luego, afirmó: "Como organización dedicada a las mujeres, mantenemos nuestro compromiso con los principios en los que nos fundamos: igualdad, oportunidades y respeto".

"Me cuesta mucho creer que Shuai Peng haya escrito de verdad ese comunicado o que pueda ser atribuido a ella. Peng mostró un gran coraje a la hora de hablar de un abuso sexual por parte de un exlíder de su país. La WTA y el resto del mundo necesita una prueba verificable de que se encuentra segura. He intentado en repetidas ocasiones contactar con ella y no ha sido posible", agregó.

Peng Shuai, quien fue número uno del mundo en dobles en 2014 y que ganó Roland Garros y Wimbledon, lleva más de dos semanas desaparecida después de denunciar al líder político chino de abusarla sexualmente.