Si bien el duelo entre River Plate y Boca Juniors no tuvo un desarrollo épico, como suelen tener los Superclásicos, sí dejó polémica. El partido terminó con los ánimos calientes.

Los que se cruzaron fueron Cristian Lema y Franco Armani. El portero millonario le estaba reclamando algo al árbitro del partido cuando el xeneize se acercó con ímpetu y agresivamente.

“Pedazo de cornudo, gorreado de mierda. ¿Qué me pegas?”, le dijo Lema al portero de River Plate, justo cuando era separado por los otros jueces del encuentro. Es decir, algo bastante común entre los jugadores: hablar desde la lejanía.

La actitud de Lema no pasó desapercibida en el Monumental. Justo después del numerito del jugador de Boca, los micrófonos se fueron sobre Paulo Díaz, quien tuvo fuertes palabras para el rival.

No se la dejó pasar

Palo Díaz tuvo un partido correcto ante Boca Juniors. El chileno estuvo firme en el fondo e, incluso, llegó a cruzarse con Edinson Cavani, quien le mandó un codazo que lo dejó en el suelo.

Pese a eso, no brilló con la totalidad de la luz que suele dejar en los encuentros. Eso porque Boca Juniors tuvo pocos acercamientos. Pero cuando tuvo que hacer daño, lo hizo.

Este último aspecto puede ser aplicado como una analogía a lo de Lema. El jugador xeneize no hizo un gran encuentro, pero cuando tuvo que desparramar veneno sobre Armani, lo hizo como un profesional. Aunque, el chileno Díaz no se la dejó pasar.

“Se la agarró con Armani. Cuando estaba en Lanús no hablaba nunca y ahora se cree que puede venir a guapear acá”, dijo el defensa ante los micrófonos de la televisión argentina. Tiraera en medio del Monumental.