Sebastián Vegas se convirtió en el primer chileno que cambia de club de manera oficial después del receso en el fútbol mexicano. El defensor chileno arribó al Monterrey y con solo 23 años se proyecta en uno de los poderosos del país azteca.

Pero nada pudo haber sido sin la ayuda de un ídolo del conjunto de los Rayados. Se trata nada menos que de Humberto Suazo, que anotó 121 goles entre 2007 y 2014 y guió al equipo a la obtención de dos ediciones de la Liga MX y tres de la Concachampions.

"Chupete es un tremendo delantero. Me habló del club y se puso a disposición para lo que necesitara, me dio su respaldo y sin duda que una persona tan importante para la institución me brinde su apoyo me hace querer responderle de la mejor manera", explicó Vegas.

Suazo se mantiene en el corazón de los hinchas regiomontanos, donde realizó una despedida ante 40 mil personas en 2016. "Chupete ama la ciudad, es el máximo ídolo del club y es un gran orgullo que me haya brindado su apoyo para estar aquí", valoró el defensor nacional.

De cara a lo que viene en el equipo de Antonio Mohamed, Vegas manifestó estar "súper contento de estar acá, llego con mucha ilusión y ganas de seguir creciendo como jugador, como profesional y entregar lo mejor de mí".

"Es una gran responsabilidad llegar a Monterrey, portar esta camiseta y por eso hay que defenderla de la mejor manera. Estar acá era uno de mis sueños desde que llegué a México y a la hinchada le digo que me voy a entregar a la camiseta del equipo desde ya", completó.

Vegas llega a Monterrey en calidad de préstamo por una temporada, con una opción de compra que rondaría los 4,5 millones de dólares. Llegó a México en 2016 y con el Morelia sumó 109 partidos y diez goles.