En Argentina se disputa este fin de semana la "fecha de los clásicos", donde grandes partidos hacen vibrar al público. Y uno de los encuentros que tienen más pimienta es el que se juega en Rosario entre Central y Newell's Old Boys, eternos rivales futbolísticos.

En cancha de los Canallas se jugó el partido que, como ocurre regularmente, fue muy trabado y con harta pierna fuerte. A ratos el local pudo abrir la cuenta el Gigante de Arroyito, pero no pudo aprovechar sus chances y lo terminó pagando caro.

Así fue como empezando el segundo lapos, el delantero Juan Manuel García encontró un rebote en el área chica para anotar al única cifra del encuentro, que los leprosos celebraron con mucha euforia.

Esto porque la racha de su eterno rival rosarino en los últimos seis años era muy superior: desde octubre del 2016 que Ñuls no vencía a Central. Cuatro triunfos y tres empates del Canalla ocurrieron desde entonces.

Por lo mismo es que una vez terminado el encuentro, se reunieron en la mitad de la cancha y con el estadio aún lleno de gente se dieron el gusto de cantar "un minuto de silencio" para Central que está muerto, una melodía del folclor del fútbol.

 

Newell's quedó quinto en su zona y se prende para entrar entre los cuatro mejores, lo que le permitiría poder jugar los playoffs una vez terminada la temporada regular. En tanto, Central queda 10° en su grupo lejos de los puestos de avanzada.