Christian Eriksen entrena con todo para definir su futuro futbolístico luego de sufrir un paro cardiaco en pleno partido de Dinamarca ante Finlandia por la última edición de la Eurocopa. El volante de desvinculó del Inter de Milán en mutuo acuerdo y en este mercado de pases busca equipo para continuar su carrera. 

El futbolista danés de 28 años rompió el silencio en entrevista con el diario DR Sporten de su país, en la que se mostró esperanzado con lo que se viene, ya que no descarta volver al profesionalismo por lo que genera la profesión e incluso asegura estar en perfectas condiciones.

"Creo que es el amor por jugar al fútbol. ¿Me puedo ver a mí mismo sin fútbol cuando sé que los médicos dicen que estoy bien? Entonces nada en mi interior me dice que no tengo que jugar”, lanzó sin pelos en la lengua el futbolista.

Junto con eso, recordó la compleja situación que vivió hace algunos meses atrás donde prácticamente se fue de este mundo. "Fue extraño, no esperaba que tanta gente enviara flores, estuve muerto durante cinco minutos. Es extraordinario pero muy amable de parte de todos. Ha sido de gran ayuda recibir esos buenos deseos", reveló.

En ese contexto, Eriksen fue categórico y piensa en grande para lo que le depara su futuro futbolístico. "Mi objetivo es jugar el Mundial de Qatar. Quiero jugar. Esa ha sido mi forma de pensar todo el tiempo", aseguró el ex mediocampista de Inter.

"Es una meta, un sueño. Después si me seleccionan es otra cosa. Pero mi deseo es volver y estoy seguro que puedo porque no siento nada diferente. Físicamente, estoy de nuevo en plena forma. Hasta entonces, solo voy a jugar fútbol y demostrar que estoy de vuelta en el mismo nivel", afirmó el volante creativo.

Cabe destacar que Christian Eriksen tuvo que salir del Inter de Milán porque las normativas de la Serie A impiden tener a futbolistas que porten un desfibrilador que se le implantó al danés tras el suceso. Es por eso que está a la espera de definir su futuro, aunque que ya suma algunos pretendientes como Tottenham y Ajax.