Un escándalo de proporciones es lo que se está viviendo en Inglaterra luego de que salieran a la luz las irregularidades económicas del Manchester City, club que es acusado de no entregar información verídica en la última década sobre temas como el sueldo del entrenador durante cuatro años, sus ingresos y el dinero los patrocinios.

Además, al cuadro de Pep Guardiola se le acusa de incumplir con el “Fair play” financiero tanto de la Premier League como de la UEFA, además de no aportar con la investigación que comenzó en 2018 y que finalizó en este 2023.

Los clubes en Inglaterra quieren las penas del infierno por esto y ya piden el máximo castigo para uno de los equipos más poderosos no solo del fútbol británico, sino que también de Europa y el mundo: nada más ni nada menos que el descenso.

Fue el diario “The Sun” el que adelantó esta postura de los equipos ingleses, afirmando en esta jornada que “los clubes de la Premier League exigen sangre y un veredicto rápido. Y un castigo antes del final de la temporada”.

“Si se prueban estos cargos, debe haber un castigo adecuado, y el único apropiado es que sean relegados. Estamos hablando de una década de presuntos abusos y queremos que la Premier League haga lo correcto”, señaló uno de los presidentes del fútbol inglés al mencionado medio.

Un escándalo que podría escalar con el correr los días y si la justicia así lo determina. El Manchester City, uno de los “nuevos grandes” del fútbol mundial gracias al dinero, podría ver como su imperio se cae en caso de que el castigo que desean sus rivales se cumpla.