Uno de los peores refuerzos en la historia de Colo Colo, sino el más mediocre, es el delantero argentino Nicolás Blandi, quien llegó con cartel de figura desde San Lorenzo y se fue por la puerta chica.

El atacante, a quien le sigue pagando parte de su sueldo Blanco y Negro, volvió a su país para defender los colores de Unión de Santa Fe, donde brilla por su ausencia.

El ex Boca Juniors recaló en el cuadro transandino hace dos meses, pero al igual que en el Monumental, se sigue poniendo a tono físicamente y no ha sido tomado en cuenta.

En la última semana se especuló en Santa Fe que el número 27 de Unión iba a ser citado para el partido ante Estudiantes de La Plata, sin embargo no aparece ni en las tiras cómicas.

En dos meses Nicolás Blandi no ha visto minutos en el cuadro santafesino, lo que comienza a generar duras y malestar en los hinchas.

Otro que no fue tenido en cuenta por el entrenador Juan Manuel Azconzábal es el lateral izquierdo chileno Nicolás Peñaillillo.