Con cuatro títulos en Brasil, Jorge Valdivia dejó huella de sus dos pasos por el Palmeiras. El Mago, eso sí, tuvo que convivir con numerosas lesiones, que le costaron el apodo más creativo que recibió durante su paso por ese país.

Una facción de los hinchas del Verdao comenzó a llamarlo "chinelinho" por sus reiteradas bajas, un apodo que conjuga la nacionalidad chilena de Valdivia con una sandalia, el cómodo calzado que es más que popular en el litoral paulista.

En conversación con Arena SBT, el Mago reconoció que "en cierto sentido, por las reiteradas lesiones, yo creo que el apodo era bastante bueno. Hasta me hizo gracia que en una protesta de la barra, había un tipo cojeando con la camiseta de Chile", explicó.

De todas formas, Valdivia aseguró que "ellos (los hinchas) no ven la otra cara de la moneda. Hice muchos sacrificios. En cierto sentido está bien, pero sólo yo sé cuánto sacrificio hice muchas veces para poder jugar", reafirmó.

El mundialista y campeón de América tiene 37 años y actualmente se encuentra libre, luego de su paso por Unión La Calera, donde puso fin a su contrato por acuerdo de las partes, y está en búsqueda de un nuevi equipo para prolongar su carrera.

El Mago asumió que le pondría "feliz" la posibilidad de volver al fútbol brasileño. "Estoy muy agradecido con el país", agregó. Lo que sí, advirtió que "sería muy difícil jugar en Corinthians o Sao Paulo, porque le tengo un cariño especial a Palmeiras".