Ya sólo quedan algunas horas para que Esteban Paredes salte a la cancha del estadio Monumental para tener su despedida. Este sábado 25 de marzo el goleador histórico del fútbol chileno cuelga los botines en la cancha donde hizo historia y en la que inscribió su nombre en los libros del balompié nacional.

Para el encuentro, el Tanque tendrá a varias estrellas invitadas, entre las que figuras ex compañeros. Uno de ellos es Ezequiel Miralles, con quien conformó una de las duplas más letales de los últimos tiempos en Colo Colo.

Entre los años 2009 y 2011, ambos compartieron en la delantera del Cacique y se transformaron en un dolor de cabeza para las defensas rivales. A punta de goles, lograron meterse en el corazón de los hinchas.

Ya más de una década ha pasado desde entonces, pero el cariño entre ellos no se acaba. Ezequiel Miralles será parte de los invitados a la fiesta de Esteban Paredes y en la previa conversó con Radio ADN para revivir aquella época junto al goleador chileno.

"Nos entendimos muy rápido, se creó esa conexión entre dos delanteros que no es fácil de encontrar. Él sabía lo que yo necesitaba, y yo sabía lo que él quería, fue un complemento", lanzó el Súper Mirage.

En esa misma línea, destacó que con Esteban Paredes "era solamente levantar la cabeza y esperar el movimiento".

Pero Ezequiel Miralles también reconoció que se siente en deuda. "Por ahí nos quedó ese sabor amargo de no hacer un mejor papel a nivel internacional o ganar más campeonatos, pero esto es así, a veces te toca y a veces no".

Finalmente, se mostró agradecido de su paso por el Monumental. "Me hizo crecer muchísimo. Nunca se me pasó por la cabeza que iba a vivir esa experiencia. En Colo Colo fue otra realidad por la exigencia. A mí me vino muy bien, lo aproveché y disfruté. Fueron dos años lindos".

Ezequiel Miralles vuelve a la Ruca para acompañar a Esteban Paredes, su socio, en su despedida. El Súper Mirage se reencontrará con los hinchas, quienes lo recuerdan con cariño por todo lo entregado en el club.