La aventura de Cristián Leiva al mando de Deportes Iquique ha llegado a su final. Este lunes se oficializó que el técnico presentó su renuncia a la banda de los dragones celestes y dice adiós a la Primera B.

Luego de su arribo en septiembre del 2020, cuando el cuadro del norte del país se encontraba luchando para evitar el descenso, el flaco se la jugó toda para intentar la salvación. No obstante y pese a los esfuerzos, el mal registro en la tabla acumulada los terminó dejando en el fútbol del ascenso.

Tras bajar a la Primera B, Leiva protagonizó uno de los momentos más emotivos del últimos tiempo junto a los hinchas de Deportes Iquique. Una imagen imborrable de su sentir cuando los hinchas llegaron a apoyar al plantel pese a perder la categoría dejaba la sensación de un cariño que poco a poco fue desapareciendo.

Y es que los dragones celestes necesitaban ser protagonistas desde el primer minuto en el Ascenso y, si bien lo hicieron al inicio, fueron cediendo terreno en las fechas siguientes. En Copa Chile se vio un renacer dando una dura pelea ante Universidad Católica, pero tras ello llegó la caída.

Tres derrotas al hilo ante Cobreloa (3-2), Unión San Felipe (3-1) y Santiago Morning (1-2) lo llevaron a tomar la decisión de renunciar. Así lo informó el club en sus redes sociales, señalando que la determinación del DT fue aceptada por la directiva del club.

Con esto, Leiva se transforma en el cuarto entrenador en dejar su puesto en la Primera B. Se suma así a los casos de Tomás Arrotea (Unión San Felipe), José Martínez y Alejandro Orfila (San Luis de Quillota).