El Inter de Milán acarició la hazaña, pero no logró su objetivo y se despidió de la UEFA Champions League. Este martes el equipo de Alexis Sánchez y Arturo Vidal derrotó por la cuenta mínima al Liverpool en Anfield, pero no logró acortar la distancia en el global.

Con los chilenos titulares y jugando a gran nivel, el cuadro lombardo hizo ver mal a los Reds. No obstante, todo quedó con un 2-1 a favor de los ingleses y así decir adiós al torneo.

Inter da batalla con los chilenos

La misión del Inter de Milán en Inglaterra no era fácil, pero pese a ello mostraron una de sus mejores versiones en el último tiempo. Los Nerazzurri se plantaron con carácter en la cancha de Anfield y complicaron al Liverpool en varias ocasiones.

Mérito de ello fue lo hecho por Alexis Sánchez, quien fue uno de los más activos desde la mitad de la cancha para arriba. No obstante, todos sus intentos terminaron en nada ante la farra de sus compañeros frente a la portería. Una falta ante Thiago Alcántara que pudo ser roja pero terminó en amarilla sería un aviso de una mala para el Niño Maravilla más adelante.

Arturo Vidal también tuvo mucho que ver con el buen primer tiempo del cuadro lombardo. Si bien el King tuvo un inicio difícil, supo estar en zonas claves para llegar a cortar el juego de los Reds y así evitar que sacaran más diferencias en el marcador global.

Alexis pasa del cielo al infierno

Con solo 45 minutos para revertir la historia, el Inter de Milán se volcó con todo a buscar el gol que le permitiera soñar. El Liverpool no se quedó de brazos cruzados y tuvo sus chances, aunque el palo llegó para salvar un remate solo de Mohamed Salah.

Fue cuando los locales se levantaban en el 61’ que el equipo de los chilenos dio el golpe. Alexis Sánchez aprovechó una mala salida, recibió un balón y asistió a Lautaro Martínez. El Toro esperó y sacó un misil que se coló con lo justo para anotar un golazo que significó el 0-1 de la ilusión.

Pero solo dos minutos más tarde llegaría la mala noticia. El Niño Maravilla fue a disputar una pelota y, pese a tocarla, terminó impactando de lleno el tobillo de Fabinho. El árbitro no dudó, sacó la otra amarilla y le mostró la roja, dejando a los Nerazzurri con 10 en un momento clave.

La salida de Alexis llevó a los Reds a presionar con todo para alejar a los italianos de su portería. Así los minutos fueron pasando, sin oportunidad de poner marcar el gol que permitiera empatar el marcador global.

El Inter de Milán hizo un partidazo y complicó al Liverpool como pocos lo han hecho. Lamentablemente no le alcanzó para poder conseguir los boletos y quedó eliminado en los octavos de final de la UEFA Champions League. Los chilenos se despiden con una gran actuación, pero con la tristeza de no haber logrado la hazaña.