Josep Guardiola pasa la página de lo sucedido en la pasada temporada con el Manchester City en la que la Champions League en la que perdió la final ante Chelsea en su mejor oportunidad de volver a ganar el trofeo desde que salió de Barcelona en donde lo ganó en un par de ocasiones en el comienzo de su carrera.

Los resultados lo han acompañado en los torneos locales en Bayern Munich y con los ingleses, pero la deuda sigue creciendo a nivel continental, pero es algo que no le quita el sueño. "Si ganamos la Champions, estaré encantado por este club. Si no la ganamos, pues no la ganamos. Después podrán juzgar mi paso por el City. Yo simplemente trato de hacer lo mejor cada día", apuntó en conferencia de prensa.

El entrenador catalán espera que esta campaña puedan volver a estar cerca de conseguir el importante objetivo europeo. "Cada año me lo preguntan. No sé si somos favoritos. Sí que sé que el año pasado dimos un gran paso adelante", puntualizó antes del duelo de este miércoles ant el RB Leipzig.

"Estoy muy contento aquí. El curso pasado dimos un gran paso adelante, mejoramos mucho. Jugamos 13 partidos de Champions y ganamos 11. La gente nos puede decir que fracasamos, pero fue un logro increíble. Jugamos fantásticamente muchos partidos y perdimos la final por un gol contra un gran rival. Ahora empezamos de nuevo, y todos queremos ganar", añadió.

Sobre el rival del Manchester City, reconoce que será un difícil reto para comenzar la Champions League. "La fase de grupos es muy dura. El Leipzig han demostrado ser siempre complicados. Lo hemos visto en su idea de club, la filosofía del grupo Red Bull, su apuesta con los jóvenes, futbolistas muy dinámicos que juegan cerrados", manifestó Guardiola.