A los futbolistas siempre les gusta recordar los grandes momentos que tuvieron en su carrera. Pero hay algunos que también detallan los conflictos vividos y que ayudaron en su desempeño profesional. Así lo cuenta Cristián Castañeda, ex defensor de la Universidad de Chile, que en una entrevista destaca los casos de doping que tuvo el plantel que era dirigido por Miguel Ángel Russo.

Fue en el podcast "Después del retiro", que el menor de los hermanos Castañeda enfatiza en la figura de Russo como un líder dentro del camarín y porque, además, era capaz de afrontar un problema como el de drogas, que afectó a los azules en el año 1996.

"Hicimos un doping interno y salieron cinco con doping. El darse cuenta de eso, manejó la situación de buena forma, en ese sentido tenía esa picardía de fijarse en esos detalles. Salió a la luz a raíz de que teníamos un jugador chileno, que había jugado en México y en Europa y en un partido de la Copa Chile. Nos hacía estar en varios frentes", cuenta Castañeda.

Cristián detalla cómo Russo se fue dando cuenta del problema que tenía dentro de su camarín, por lo que tuvo que escarbar para identificar qué tan profundo estaba llegando el tema.

"En las pelotas paradas se lesionó el jugador y la misma a los 15 días, con un tirón medio sospechoso. Y era porque tenía problemas de drogas, y ahí se dio cuenta, vimos que el problema no era un solo jugador, eran varios. Ahí se hizo una restructuración que nos evitó muchos problemas a futuro. Salieron los que tenían que salir. Desde ese día hasta exámen de pelo nos tuvimos que hacer para limpiar y solucionar el problema", comenta.


El doctor Orozco también detalla el problema


En esos años René Orozco era el presidente de la Universidad de Chile, aunque asegura que nunca escondió el problema que tenía ese camarín, llevando las denuncias donde se debía en ese momento.

"En la 'U' hicimos exámenes de drogas y pesquisamos seis casos. Lo denuncié ante la ANFP, que entonces dirigía Ricardo Abumohor, porque había una mafia y había que detenerla. Sólo dos jugadores reconocieron el consumo años más tarde: Jaime Ramírez y Pablo Galdames", contó Orozco en una entrevista en el diario El Mercurio, en 2013.

El ex mandamás de la Universidad de Chile profundizó en el actuar del técnico Miguel Ángel Russo, quien después terminaría emigrando del club azul. 

"Russo no se fue por lo de los exámenes, pero se dio cuenta de que nosotros éramos muy estrictos en el tema. Cuando supo que seis jugadores dieron positivo, quedó muy afectado. Nunca supe si él tenía idea, no puedo juzgarlo".

Eso no es todo, porque el nefrólogo también acudió a carabineros para que realizaran una investigación al interior del club, de manera de ir resolviendo de dónde estaba apareciendo la droga con los jugadores.

"Hasta el jefe del OS-7 -el Departamento de Drogas de Carabineros- me dijo que después del escándalo en el Congreso se había confirmado la venta de 15 kilos de coca, pero que nunca encontraron a alguno de los compradores", cerró.