Jordi Castell finalmente prefirió guardar silencio. El hombre se retractó de sus amenazas y decidió no alimentar más la polémica con Marcelo Chino Ríos, después de la cruel burla que publicó el ex tenista tras la muerte de su mascota.

El fotógrafo había asegurado que "si alguien toca a mi familia, me convierto en el peor demonio de todos, porque el tiempo me bendijo con ser un escorpión. Entonces, si respondo las ofensas, el festín o la burla que se hizo con la muerte de mi perro, tocaron a mi familia".

"A esa persona, yo le voy a tocar a su familia de vuelta y lo voy a hacer con el peor veneno que tengo guardado. Sólo eso", puntualizó en el final de una transmisión en vivo el lunes pasado.

Tras eso y los múltiples titulares que cosechó en la prensa, ahora Castell decidió dar pie atrás, algo que informó por medio de una nueva publicación en su perfil de Instagram.

Acompañando una foto en la que se le ve relajado y tranquilo, Jordi sostuvo que esto ocurre "cuando debo escuchar a la gente que me quiere, leer consejos de personas sabias y principalmente mi marido, que termina siendo más controlado y pacífico que yo".

Esto, "frente a esta batahola que se armó por uno que festina con la muerte de mi perro, me persigue públicamente cada cierto rato buscando pretextos, extrae fotos con mi marido para publicarla en su cuenta, me manda inbox con canciones de madrugada y no se cansa de dispararle violencia a todos".

"Frente a todo ese arsenal de acoso y obsesiones que un especialista le pondrá nombre por si es patología, lo lógico y ustedes ya saben, yo hubiera reaccionado disparando de vuelta con toda la información que ustedes mismas me han provisto de situaciones y expedientes que ya no exhibiré a la luz pública y quién sabe cómo se sepa o se filtre", añadió.

Y entonces expuso su nueva resolución: "Prefiero cerrar filas con los míos desde la cordura, la paz y estabilidad con la que me relaciono tanto con ustedes como con mi entorno, la calidad de vida personal y profesional que he construido y el nivel humano que, por esta vez, voy a obedecer guardando bajo llave la rabia que no conduce a nada bueno y guardaré silencio".

Por otro lado, alertó que "otra vez debo agradecerles a ustedes sus consejos, sus buenas palabras desinteresadas, la forma de proteger y contener como buenas hembras que son".

"Pocas veces me he sentido más querido y protegido por tantas mujeres. De corazón, sólo valorar que si todas ustedes y el hombre que quiero me dijeron lo mismo, es porque era lo correcto", remató.