La noche del jueves marcó un hito controversial en la historia de la pena de muerte en Estados Unidos. Kenneth Eugene Smith se convirtió en el primer preso estadounidense ejecutado utilizando gas nitrógeno. Sus últimas palabras resonaron en la sala de ejecución, dejando al descubierto el polémico método que ha generado críticas y preocupaciones en diversos sectores.

¿Quién es Kenneth Eugene Smith?

Nacido en julio de 1965, Kenneth Eugene Smith pasó la mayor parte de su vida en el condado de Colbert, Alabama. Su historia tomó un giro oscuro en 1988 cuando, según archivos judiciales, fue contratado para participar en el asesinato de Elizabeth Sennett por el esposo de esta, el pastor Charles Sennett.

Smith, junto con otro cómplice, John Forrest Parker, llevaron a cabo el crimen por el que ambos fueron condenados a muerte.

Sennett fue apuñalada en ocho ocasiones y aunque fue encontrada con vida, falleció poco después en el hospital. La investigación reveló que el pastor buscaba cobrar el seguro de vida de su esposa para solventar deudas, siendo él el instigador del asesinato.

Smith siempre mantuvo que, aunque estuvo presente en el momento del crimen, no participó activamente. A pesar de revisiones y momentos en los que fue exonerado, terminó siendo condenado a muerte en 1996.

¿Cuándo, cómo y dónde fue la ejecución?

Después de una larga espera, la ejecución de Kenneth Smith finalmente se llevó a cabo en una prisión de Alabama, el pasado jueves 25 de enero a las 20:25 hora local.

El método utilizado, gas nitrógeno, fue objeto de intensos debates y preocupaciones médicas. Contrario a las afirmaciones oficiales de que perdería la conciencia en 30 segundos, los testigos informaron que sus últimos minutos se extendieron más allá de lo programado.

¿Por qué se demoraron tanto en llevar a cabo la pena de muerte?

La historia de Kenneth Smith estuvo marcada por retrasos en su ejecución. En 1996, fue condenado a muerte, pero problemas para encontrar una vena para la inyección letal suspendieron el proceso.

Finalmente y luego de varias interrupciones que son comunes en casos de condenas a muerte, se fijó una nueva fecha para noviembre de 2022. Sin embargo, la demora final se atribuyó al cambio en el método de ejecución, ahora mediante gas nitrógeno, que generó objeciones y litigios legales.

Controversia por el uso de nitrógeno para la ejecución

El uso del gas nitrógeno como método de ejecución fue objeto de críticas y controversias. Profesionales médicos advirtieron sobre posibles efectos catastróficos, desde convulsiones violentas hasta la supervivencia en estado vegetal.

Asimismo, grupos contrarios a la pena de muerte expresaron sus preocupaciones, argumentando que este cambio representaba un experimento con la vida de una persona. La controversia persiste en torno a la ética y la humanidad de esta nueva forma de llevar a cabo la pena capital en Estados Unidos.

En medio de estas cuestiones éticas y legales, la ejecución de Kenneth Eugene Smith abre un debate sobre los métodos utilizados en el sistema de justicia penal y plantea interrogantes sobre el futuro de la pena de muerte en el país norteamericano.