Cobreloa se pronunció por la denuncia de una joven por una supuesta violación grupal al interior de la Casa Naranja en 2021. El cuadro loíno informó que contrató un estudio de abogados para hacer una investigación interna y que “no fue posible acreditar” los hechos que habrían perpetrado cadetes del club.

La oficina Colombara Estrategia Legal elaboró un informe “en base a testimonios, documentos y reportes de prensa, entre otros”. Lo primero que señalaron los abogados es que el Ministerio Público tiene la privativa de investigación y que dicho organismo es que el que “podrá determinar con un grado de probabilidad más cercano a la certeza si hay algún tipo de delito”.

De todas formas, el estudio arrojó en su informe que “de los antecedentes recabados no fue posible acreditar que en el asado en cuestión (el 17 de septiembre de 2021) se haya cometido el abuso o violación”. Además de que, “según lo declarado por una testigo, la presunta víctima habría retirado la denuncia”.

La joven, por su parte, dijo que no quiso persistir con su denuncia por presión externa. En enero de este año, la denunciante aseguró a Canal 13 que cuando acudió a la PDI poco después de los supuestos hechos de 2021, le “dijeron muchas cosas que me hicieron desistir de la denuncia”.

La Fiscalía Regional de Antofagasta reabrió el caso este año, mientras que la denuncia llegó a la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados en 2023.

Cobreloa se descarta de responsabilidad

Siguiendo con el informe del estudio jurídico, “la Dirección Jurídica del Club habría tomado conocimiento de la denuncia en la carta de enero del año 2023, y de inmediato presentaron una denuncia penal al Ministerio Público”. Además, “no hay antecedentes que ‘permiten establecer responsabilidad alguna de los directivos o de otros miembros del Club'”, según el escrito.

“Lo anterior es consistente con el ámbito de aplicación del Protocolo del Club, ya que como han señalado todos los actores, se trató de una fiesta externa. Por lo anterior, no es posible concluir que hay algún tipo de responsabilidad de los directivos, así como tampoco que se haya infringido algún deber de denuncia”.

Por último, “la indagatoria también aborda la situación de María Elena Saavedra, madre de un ex cadete del club y una de las impulsoras de la difusión pública de esta situación. Se indica que ‘es claro y evidente que su denuncia ha sido instrumental y motivada por intereses personales y económicos. De su testimonio queda clara la animadversión que tenía respecto del ex técnico Sr. Luis Fuentes, por problemas relacionados con su hijo, ex cadete de Cobreloa'”.

Toda la actualidad del fútbol chileno e internacional en la palma de tu mano. Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News.