Lucas Paquetá fue el refuerzo estrella del West Ham United en el pasado mercado de fichajes. Los Hammers le pagaron 43 millones de euros al Olympique de Lyon de Francia para fichar al talentoso centrocampista brasileño, quien ha disputado seis encuentros en la presente edición de la Premier League. Y el último de ellos le produjo un inconveniente físico que llevó susto a todo el Scratch. 

Corrían 87' del empate 1-1 entre la escuadra de Londres y el Southampton cuando el jugador surgido de las inferiores de Flamengo no pudo seguir en la cancha y le dejó su lugar al jamaiquino Michail Antonio. El oriundo de Río de Janeiro sufrió una lesión en el hombro. 

 

Y su entrenador, David Moyes, de inmediato hizo cundir el pánico de los populares martilleros. Y también el de la selección de Brasil. "Es una lesión grave", dijo el experimentado adiestrador escocés de 59 años, quien dirigió al Everton y al Manchester United, además de un paso por la Real Sociedad en España. Eso de inmediato hizo crecer la preocupación de Tite, quien tiene a Paquetá como una carta segura para disputar el Mundial de Qatar 2022.

El carioca, de hecho, disputó 14 encuentros en las Clasificatorias a la Copa del Mundo que se avecina. Y fue él mismo quien se encargó de llevar calma a la Canarinha y, cómo no, también a su club, que marcha en el 13° puesto de la Premier League a raíz de 11 puntos en 11 compromisos. Uno de los siete goles que anotó con la Verdeamarelha fue a Chile: el 2 de julio de 2021, le dio la victoria a Brasil frente a la Roja en los cuartos de final de la Copa América que conquistó Argentina. 

"Sufrí una lesión de ligamentos en la clavícula derecha. Fui a chequearme y fue sólo un susto, estaré pronto de vuelta. En dos semanas estaré en las canchas con los Hammers", escribió Paquetá en su cuenta oficial de Instagram. Pero confirma, una vez más, que las lesiones a jugadores mundialistas son cada vez más peligrosas, pues no es necesario una tan grave para decirle adiós a la Copa del Mundo.