Luego del brutal asesinato del ciudadano norteamericano George Floyd, jugadores de la Bundesliga como Jadon Sancho, Weston McKennie y Marcus Thuram se manifestaron sobre esto y la FIFA pidió a través de un comunicado que la autoridad del fútbol alemán no debe castigarlos y que se deben situar en el contexto.

El órgano rector del fútbol mundial expresó que “la FIFA reitera su oposición a toda forma de racismo y discriminación, habiendo reformado recientemente sus propias normas disciplinarias con el objetivo de erradicar este tipo de comportamientos. La FIFA también promovió numerosas campañas contra el racismo enviando mensajes contra esta lacra durante los partidos bajo su competencia".

Y en relación a las manifestaciones expresas de los jugadores en la Bundesliga, expresaron entender plenamente la profundidad de los sentimientos y las preocupaciones expresadas por muchos futbolistas a la luz de las circunstancias, en este caso la brutal acción policial que terminó con la muerte de George Floyd.

FIFA asume que “La aplicación de las Reglas del Juego aprobadas por la IFAB (International Football Association Board) es competencia de los organizadores de las respectivas competiciones", pero pide que "deben usar el sentido común y tener en cuenta el contexto que rodea los eventos”.