La hinchada y los jugadores de Colo Colo comenzaron a vivir la gran final de la Copa Chile ante Everton, en un partido que se disputa el sábado en la ciudad de Talca, con un espectacular arengazo.

Por lo mismo, miles de hinchas se acercaron al estadio Monumental con el fin de entregar el último apoyo a sus jugadores, quienes tuvieron el entrenamiento matutino bajo las órdenes de Gustavo Quinteros en Macul y luego se dirigieron en bus hasta la ciudad de Talca.

Fue en ese momento en que miles de hinchas se acercaron al plantel, emulando la despedida cuando jugaron la promoción del Campeonato Nacional y salvaron la categoría, en la mismo estadio Fiscal de Talca.

Eso sí, en esta oportunidad el que disfrutó como cabro chico recién llevado al estadio fue Pablo Solari. El argentino que se ha ganado el corazón y el cariño de la hinchada, se le vio cantando y saltando junto a sus compañeros, además que compartió en sus redes sociales los videos que le pasaron desde el equipo de comunicaciones de Colo Colo.

En compañía de Leo Gil, Solari se cargó de energías para jugar en un estadio que le trajo suerte y que, espera, poder repetir su hazaña.

Otro fue Emiliano Amor, quien también realizó una transmisión en vivo por sus redes sociales, mientras los fanáticos colocolinos cantaban en el exterior del Monumental.