Brayan Cortés al parecer ya tiene sus horas contadas en Colo Colo. El portero, aburrido de la suplencia de la mano de Gustavo Quinteros, quiere pescar sus cosas y partir lo antes posible del Monumental, aprovechando la ventana de mercado de pases que se abre en unas semanas más.

Lamentablemente la relación del portero con el entrenador está rota, esto luego de un acto de indisciplina del iquiqueño en un hotel de concentración que decantó en que el santafesino optara por darle el puesto de titular a Fernando de Paul en los últimos cuatro partidos, incluso ante Boca Juniors por Copa Libertadores.

 

Esta situación colmó la paciencia de Cortés, quien quiere cumplir con su deseo de jugar en el extranjero y este panorama de no ver acción en el Cacique le da una chance que busca aprovechar a toda costa.

Según información entregada por La Tercera, el representante del jugador, Fernando Felicevich, ya activó su agenda de contactos para poder encontrar un nuevo equipo para el formado en Deportes Iquique.

Cabe recordar que Cortés tiene contrato hasta diciembre del 2024 luego de renovar el año pasado en el Monumental, teniendo una cláusula de salida de “sólo” US$ 1,25 millones, un cifra perfectamente pagable para el mercado mexicano y sobre todo europeo, que es donde más quiere jugar el guardameta.

Además, es justamente el viejo continente el que más tienta a Brayan Cortés en esta pasada, ya que llegaría para jugar justo en el inicio de la temporada 2023-24.

 

Habrá que ver ahora si el reconocido representante logra encontrarle club al portero de 28 años, quien además busca ritmo de competencia al ser apuntado como uno de los principales sucesores de Claudio Bravo en el arco de la selección chilena.