Diego López festejó con todo su primera victoria con Universidad de Chile ante Unión La Calera en el Campeonato Nacional, una que fue muy trabajada y que solo llegó cuando el reloj marcaba 95 minutos con un gol de Bastián Tapia.

Algo que hizo explotar de emoción a toda la banca, incluso al entrenador uruguayo, quien aseguró que de igual forma se disfruta ganar en el último suspiro.

"Creo que lo más lindo que hay es ganar al final. Es lo más emocionante que hay, con uno menos todavía. Con jugadores que entraron con características ofensivas, con uno menos y apostamos con jugadores de calidad a llevarnos un resultado que lo podríamos haber perdido. Creo que es emocionante de vivir y con estos jugadores es hermoso. Hay que corregir, es verdad, pero ganar así es lo más lindo", comentó en conferencia de prensa.

Un triunfo que si bien los llena de energía también vino desde la banca, donde Darío Osorio fue el encargado de abrir la ruta de la victoria.

"Darío es un jugador de la cantera, es importante para nosotros y tiene que seguir creciendo, puede ser titular en este equipo. Hice otra elección, pero con la calidad que tiene puede ser titular. Elegí dar continuidad a los que jugaron. Pero también tengo que decir que cuando uno quiere los cambios quiere esa actitud. Estamos contentos con él, con Junior y Assadi. Lo hablamos con Seba y decidimos hacer entrar, con un jugador menos, a dos con calidad. Siempre hablo de eso y creemos mucho, que tenemos que correr más que los rivales. El equipo sufrió lo justo con uno menos, pero nos dieron mucho sus ingresos porque nos dieron calidad", precisó el uruguayo.

En ese sentido, asegura que una de sus motivaciones al llegar a la U fue sacar jugadores formados en el plantel, donde no sienten tanto la presión porque están acostumbrados al peso de la camiseta.

"Creemos algo importante que nos pasó en Peñarol. El jugador joven que viene desde abajo siente menos la presión, sabe lo que es estar en un equipo grande a diferencia de otro que viene de otro equipo pequeño, que siente el cambio y le lleva meses adaptarse. Tenemos jugadores del club que saben lo que es jugar clásicos, conocen de la presión de un equipo grande. Ese es uno de los motivos por el que estamos acá", detalló.