El pasado 1 de abril se terminaron oficialmente los pagos del Bolsillo Familiar Electrónico, uno de los beneficios estatales más populares en el país, sin embargo, todavía siguen entregándose múltiples bonos destinados a todo tipo de personas.

¿Cuáles son los beneficios más importantes en Chile?

Bono Mujer Trabajadora:

Este beneficio del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) entrega pagos mensuales (hasta un máximo $40.436) y pagos anuales (hasta $570.825), según la modalidad que elija la beneficiaria.

Este bono está destinado a mujeres trabajadoras dependientes o independientes, que tengan entre 25 y 59 años, pertenezcan al 40% más vulnerable del RSH, entre otros requisitos.

Subsidio al Empleo Joven:

Este bono es del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), y entrega pagos mensuales de hasta un máximo $40.436, y pagos anuales de hasta $570.825, según la modalidad que elija el beneficiario o beneficiaria, y según su renta bruta.

El Subsidio al Empleo Joven está destinado a trabajadores entre 18 y 24 años, que estén en el 40% de menores ingresos del RSH, que hayan obtenido la licencia de enseñanza media si tienen 21 años o más, entre otros requisitos.

Pensión Garantizada Universal:

La PGU es un beneficio que tiene como objetivo aumentar la pensión de los adultos mayores y, actualmente, entrega un monto máximo mensual de $214.296.

Pueden postular al bono las personas mayores de 65 años, que tengan una pensión base menor a $1.158.355, no integren el 10% más rico de la población, lo que se acredita mediante el Puntaje de Focalización Previsional, y que acrediten residencia en Chile.

Ingreso Mínimo Garantizado:

Este es un beneficio que permite que trabajadores con una remuneración menor a $500.000 brutos, puedan acceder a un apoyo monetario de hasta $78.955, dependiendo de su ingreso bruto.

Los requisitos para postular son tener un contrato suscrito al Código del Trabajo, contar con un sueldo bruto menor a $500.000, el contrato debe ser con una jornada ordinaria, es decir, superior a 30 horas y hasta 45 horas semanales, y se debe tener una calificación socioeconómica dentro del tramo del 90% de acuerdo al Registro Social de Hogares.