Leonel Guzmán es uno de los chilenos destacados del Fútbol Parálisis Cerebral, disciplina que ha ganado gran atención en los Juegos Parapanamericanos. Ahora, el futbolista paralímpico compartió detalles de su pasado en Universidad de Chile y el terrible accidente que sufrió en 2014.

“Estuve en la U de Sampaoli. Fui sparring del equipo de todos esos cracks. Mi amigo era Sebastián Martínez; después, los cercanos eran Leo Valencia, Ángelo Henríquez, Eduardo Vargas, Charles Aránguiz y José Contreras, quien me peló la cabeza cuando debuté en un amistoso en Concepción”, dijo a El Mercurio.

“Me llevaban de suplente. Me formé en la Unión Española con Manuel Rodríguez y el ‘Coto’ Sierra como entrenadores. Estuve en la selección chilena convencional de César Vaccia, y en la U de 2010-2011, los mejores años del club”, reveló. Además, contó que Sebastián Beccacece lo cortó del equipo.

“Yo creo que fue porque le caía mal. Una vez, en un entrenamiento, le hice un hoyito a Sampaoli y Beccacece se enojó mucho, me gritaba ‘¡¡¡nooo, nooo, Guzmán, nooo!!!’. Mala clase él. En juveniles hacía tremendos partidos, Sampaoli me felicitaba, pero Beccacece nunca nada. Puros palos me tiraba”, relató.

Guzmán luego fue a Barnechea y al Municipal La Pintana. En 2014 iba a firmar por el primer equipo de Cobreloa, pero tres días antes de su llegada a Calama sufrió un terrible accidente. “Me atropellaron en la carretera rumbo a Viña o Valpo, no recuerdo bien”, narró el ahora futbolista paralímpico.

Leonel Guzmán, el futbolista paralímpico que sobrevivió un terrible accidente

Leonel Guzmán volvía a Santiago luego de un entrenamiento de presentación en Viña del Mar. “Fue el año en que hubo un megaincendio y cambiaron el sentido del tránsito. Me bajé del auto, me atropelló uno primero, que me lanzó a la otra pista y ahí me pasó por encima un camión Brinks”, contó.

Se bajó del auto “porque nos perdimos en el camino; yo iba de copiloto, me bajé a preguntar cómo regresar a Santiago y no me di cuenta de que habían cambiado el sentido del tránsito por el incendio. Volé y me atropellaron. Mi hermano menor vio todo, fue terrible para él”.

“Estuvo con crisis de pánico y otras cosas. Él era extraordinario para el fútbol, y desde entonces no quiso seguir. Yo me iba al primer equipo de Cobreloa y él a la Sub 17”, continuó. Guzmán pasó un mes y medio en coma, donde lo “tuvieron que reconstruir entero”.

“Estoy vivo de milagro. Imagínate que los doctores habían juntado a mi familia para que se fueran a despedir de mí, si me dieron 24 horas de vida. Me reconstruyeron la cadera derecha, canilla, tenía las dos rodillas fracturadas, muchas costillas rotas. El camión me quebró entero”, siguió.

“Entre los daños que siguen están los problemas de memoria, olvido muchas cosas rápidamente y otras simplemente no las recuerdo. En mi cerebro algo se salió de su lugar y no volverá más a estar donde estaba. Hace tres años me costaba correr más, patear el balón, hacer cambios de ritmo. Parecía imposible que volviera a caminar y cuando di mis primeros pasos fue… sólo fuerza mental”. Ahora, compite en Santiago 2023 y este jueves enfrentará a Argentina.

Toda la actualidad del deporte chileno e internacional en la palma de tu mano. Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News.