Este martes el judoca musulmán, Mohamed Abdalrasool, representante de Sudán, informó que se retirará de los Juegos Olímpicos de Tokio para evitar enfrentar a un rival israelí.

De esta forma se convirte en el segundo judoca que renuncia a medirse con Tohar Butbul, quien ya está en los 16vos de final de la categoría de 73 kilos.

El sábado pasado el argelino Fethi Nourine había hecho lo mismo y había reconocido que la causa palestina lo mitovó a tomar la decisión.

“Trabajamos muy duro para llegar a los Juegos Olímpicos. Pero por la causa palestina es una decisión irreversible. Prefiero no manchar mis manos”, dijo Nourine.

El comunidad judía condenó lo ocurrido: “No hay lugar en el deporte para la discriminación basada en la nacionalidad o la religión”.

“Deben ser castigados por la Federación Internacional”, añdieron.