Gabriel Arias fue blanco de muchas críticas en la eliminación de Racing de los cuartos de final la Copa de la Liga en Argentina, al caer por penales contra Rosario Central luego de igualar 2-2 en el tiempo reglamentario.

El seleccionado chileno tuvo una desgraciada acción al final del primer tiempo, cuando salió a cortar un centro con el puño pero terminó pegándole en la cabeza a Facundo Mallo. Penal que el Canalla cambió por gol tras ejecución de Jaminto Campaz.

Los rosarinos aumentaron el marcador a los 61′, tras un gol de Agustín Sández. A pesar del adverso momento, Racing se recuperó y logró empatar el partido 2-2, gracias a los goles de Roger Martínez (81′) y Juanfer Quintero (98′).

Emocionante tanda de penales

El partido se debió definir desde el punto del penal. Central falló su tercer penal cuando Mallo le pegó al travesaño, pero acto seguido Aníbal Moreno también erró tras la atajada de Jorge Broun.

Finalmente Rosario Central ganó 7-6 la tanda de penales cuando Sigali falló para Racing, que tuvo en Arias a un portero que no estuvo ni cerca de tapar algún disparo, lo que provocó la ira de los hinchas.

Arias blanco de críticas

Gabriel Arias no es un buen atajador de penales. De hecho después del encuentro ante Rosario Central salió una triste estadística: no atajó ninguno de los últimos 26 penales que le patearon.

Eso provocó que muchos hinchas de la Academia reaccionaran contra el ex meta de La Calera. “No le adivina ni al palo”, “es un muñeco de torta”, “los rivales van tranquilos a patearle”, “es un poste de arquero atajando penales” o “ahora entiendo por qué es suplente en Chile” fueron algunas de las críticas recibidas.

Habrá que ver qué sucede con el futuro del meta de 36 años en Racing, debido a que el equipo buscará un nuevo entrenador para la temporada 2024, donde los albicelestes jugarán la Copa Sudamericana.