Con una imagen de tranquilidad para todo el mundo comenzó la jornada en Europa. Se trata de la fotografía que posteó Christian Eriksen en su cuenta de Instagram, tres días después del colapso cardiaco que casi le quita la vida en pleno partido entre Dinamarca y Finlandia.

El jugador del Inter de Milán se retrató en la cama del hospital donde se encuentra internado desde el sábado, después de que se desplomara en el debut de su selección por la Eurocopa, y tras recibir los masajes de reanimación que le permitieron seguir con vida.

Las primeras palabras del danés fueron de agradecimiento y tranquilidad en torno al futuro. "Hola a todos. Muchas gracias por sus dulces y emocionantes saludos y mensajes desde todo el mundo. Significan mucho para mí y mi familia", arranca el futbolista nórdico.

"Me encuentro bien, en estas circunstancias, todavía tengo que pasar por más exámenes en el hospital, pero me siento bien. Ahora apoyaré a los muchachos del equipo de Dinamarca en los próximos partidos. Jueguen por todo Dinamarca", sentencia el hombre del Inter.

Eriksen remeció la Eurocopa el pasado sábado, cuando se desplomó el medio del partido que Dinamarca disputaba ante Finlandia en el Telia Parken de Copenhague. Al minuto 43, el futbolista debió recibir asistencia médica de emergencia y reanimación.

"Él se había ido. Estuvo muerto antes de ser reanimado. Fue definitivamente un ataque al corazón", aseguró el médico de la selección danesa, Morten Boesen. El jugador se recupera satisfactoriamente aunque se desconoce si podrá seguir en la actividad.