Una de las grandes revelaciones de Universidad de Chile en el último Campeonato Nacional fue el volante Lucas Assadi, quien con su amigo Darío Osorio, se llevaron el peso de una paupérrima temporada donde terminaron salvando al club del descenso.

Un rendimiento que también le valió ser llamado a la selección chilena absoluta, de la mano de Eduardo Berizzo, además de ser protagonista para el entrenador Patricio Ormazábal de la Roja Sub 20 que se prepara para el Sudamericano de Colombia.

Pero como hay tiempo para el fútbol también hay para el amor, donde hace días que el volante de 18 años viene publicando historias de la mano de Mitzumi Santibáñez, con quien ha compartido cenas románticas.

Eso no es todo, porque el pasado 14 de diciembre, cuando la Roja Sub 20 jugó un amistoso con Uruguay, Assadi marcó un golazo a los 14 minutos desde fuera del área, lo que fue destacado hasta por la prensa charrúa.

Esa conquista fue celebrada con mayor énfasis por Mitzumi, ya que Luquitas, como le dicen, le brindó el golazo por sus redes sociales y con un importante mensaje: "Hoy te dedico el primer gol de nuestra relación", con una foto de la celebración.

Incluso en el festejo, el volante de Universidad de Chile hizo una "M" con las sus dos manos, para que quedara claro para quién iba la dedicatoria.

Aunque el paso más importante fue, al menos publicado la noche del martes, cuando tras una cena romántica, donde ambos comieron carne y papas fritas vino la fotografía de una petición especial.

"¿Quieres ser mi novia?", decía el mensaje. Todo escrito en una cama que estaba adornada con globos de corazones, además las letras con pétalos de rosas. 

"Si el destino lo permite estaré toda la vida contigo, te cuidaré y te amaré de todas las formas posibles", fue la respuesta de Mitzumi, además que mostró el anillo carcelero, como dicen los Auténticos Decadentes.

Por ahora el volante está enfocado en el Sudamericano Sub 20, donde están en microciclo de preparación para el torneo, además con un ojo en lo que pasa en la pretemporada de Universidad de Chile de la mano de Mauricio Pellegrino.