Nada como un buen concierto de rock en el Teatro Caupolicán. Esa frase describe completamente lo que se vivió este martes en el recinto de la calle San Diego. ¿El protagonista? Beck.

Anunciado hace algunos meses para su presentación en Chile, que a diferencia de Argentina donde iba al Primavera Sound, el estadounidense ante la ausencia de este festival agendó un concierto en solitario este 28 de noviembre.

No fue fácil la venta de entradas en días en que los conciertos eran bastantes, pero de alguna forma los más y fieles fanáticos no decepcionaron.

La cancha del Caupolicán no daba más de lleno y las plateas prácticamente tuvieron repleto salvo por algunos asientos que no se utilizaron y un sector de lo más alto que no se utilizó.

Pasadas las 21:00 horas y con un retraso de poco más de 10 minutos donde empezaban a aparecer las pifias, las luces se apagaron y con esto salió Beck y su banda a hacer lo que mejor saben. Y premiaron a cada fanático que llegó a rockear.

No hubo Losers, solo ganadores

Con un cover de Everybody’s Got to Learn Sometime, Beck demostró de inmediato que habría una montaña rusa de emociones en el Caupolicán. Y es que la estrategia al parecer fue ir encendiendo de a poco a los asistentes o al menos a la totalidad de ellos.

Esto porque desde el minuto 1 no fueron pocos los que de inmediato se levantaron para bailar y moverse al ritmo de la guitarra. Luego su primera frase: “Hola Santiago…”, mostrando su felicidad por estar en Chile. La respuesta fue inmediata, con varios bailando desde la platea alta hasta los más motivados en la primera fila de la cancha que la gozaron como nunca.

Beck no se quedó solo en el canto o la guitarra, y es que demostró ser todo un showmen al meter varios pasitos de baile y que prendieron al público en la cancha que estuvo saltando buena parte del inicio del concierto.

Y a medida que fue avanzando el setlist, cada vez fueron más los que se levantaron en platea para disfrutar atentos al músico estadounidense. Devils Haircut, The New Pollution y Mixed Bizness fueron de a poco animando a los asistentes, que ya con Girl y luego Qué Onda Guero se unieron definitivamente en masa a bailar y mover las manos.

En Nicotine & Gravy ya marcó la pauta con un meneo en su estilo más popero y que vino acompañado en el final con un magnífico solo de su guitarrista. Wow tuvo la primera gran participación de la gente y que hicieron acompañaron en el grito al músico.

Para Gamma Ray, uno de los temas más reconocidos de Beck que hasta quienes no lo siguen lo habrán escuchado por ahí, el ambiente era total entre luces e imágenes psicodélicas y que incluso simulaban el neón. El tema era esperadísimo, no por nada al término de la canción el artista se llevó una tremenda ovación luego de solo decir “gracias, I love you guys, your amazing”.

Con el público en la mano, Beck fue de a poco subiendo el ritmo en su setlist y con la compañía de la gente que demostró que la gran mayoría era fanática y vino a ser un miembro más de la banda.

En Lost Cause se vivió otro de los momentos emotivos y previos al éxtasis, con una pantalla en la escenografía que simulaba una noche de estrellas y que fue acompañada por el público con las luces de sus celulares.

Tras Dreams que fue otro de los grandes temas de la noche, llegó el momento que todos esperaban. Sí, ese mismo, el de Loser.

Primero con un solo y punteo de guitarra de Beck que simulaba la intro del tema, con un fondo verde llegó con todo Loser y ante el grito de los asistentes que eran lejos la canción que más esperaban y se sabían.

Grito ensordecedor y Beck que partió cantando con este estilo que más que rock mezcla diferentes géneros y hasta su rapeo por qué no. Y llegó el momento en que todos cantaron “Soy un perdedor, i’m a loser baby, so why don’t you kill me?”.

Temazo que hizo gritar a todo el público y donde la mayoría también aprovechó de grabar la canción completa. Todo para llegar a un final en que los asistentes acompañaron en el coro a Beck.

Grandes y no tan chicos disfrutaron con las palmas y cantos el show. Bailes y gente rockeando en todos los rincones del Caupolicán, no importó la edad.

Ya para antes del primer Encore, interpretaron E-Pro en otro temazo de la velada y que tuvo harto rock e incluso un divertido momento con los músicos “toreándose” en el escenario. Momento en que el “woow” volvió a escucharse en una situación épica en que el mismo público le hizo el coro a Beck totalmente improvisado y que se repitió en Where It’s At donde salió con la bandera chilena.

“Santiago I Love You”, “Gracias amigos, amigas…” fueron las frases que lanzó al momento de cantar el último tema y que fue sorpresa en el setlist, cover de Daniel Johnston, True Love Will Find You in the End.

Tremenda noche para la música y donde los fanáticos fieles tuvieron su premio al llegar al Caupolicán y ver a Beck. Demostración de que los conciertos, independiente del recinto que ocupen, siguen estando en lo alto y artistas como el intérprete de Loser todavía mueven a los rockeros, y no son pocos.

¿Cuál fue el setlist de Beck en Chile?

  • Everybody’s Got to Learn Sometime (The Korgis cover)
  • Devils Haircut
  • The New Pollution
  • Mixed Bizness
  • Girl
  • Qué Onda Guero
  • Nicotine & Gravy
  • The Valley of the Pagans (Gorillaz cover)
  • Wow
  • Gamma Ray
  • Soul of a Man
  • Go It Alone
  • Debra
  • The Golden Age
  • Lost Cause
  • Chemtrails
  • Dreams
  • Up All Night
  • Loser
  • E-Pro
  • Encore:
  • One Foot in the Grave
  • Where It’s At
  • Encore 2:
  • True Love Will Find You in the End (Daniel Johnston cover)