Los Cóndores nuevamente se quedan con la victoria ante los Osos por un marcador de 42-27 en los amistosos de preparación para la próxima fecha clasificatoria ante Estados Unidos rumbo al Mundial de Francia 2023 y que concluyó en un año de ensueño para el rugby nacional.

Este viernes se disputó el segundo encuentro entre Chile y Rusia que tuvo encuentro en la ciudad de Sochi, mismo lugar que se desarrolló la histórica victoria de 30-29 del combinado chileno en tierras europeas el pasado 20 de noviembre.

Esta vez, el equipo nacional logró resolver en cierta medida las indisciplinas y la gran cantidad de penales cometidos en el duelo anterior, que abrió los espacios para que los rusos generaran peligro, incluso casi logran ganar el encuentro.

Sin embargo, Chile arrancaría con buen ritmo y a los 11 minutos Santiago Videla abrió el marcador gracias a un kick (penal). Un viejo conocido para el rival, ya que este último fue quien le entregó la victoria a los Cóndores en la última jugada del primer partido entre ambos.

Pese a que se realizó un gran arranque, los locales rápidamente tomarían la ventaja y tres minutos más tarde gracias a un try marcado por Kirill Panarim tras un penal cometido por los chilenos desde un line.

Tras ello, los nacionales ceden espacio en el terreno de juego, pero los dueños de casa no concretarían puntos. Por lo que, Chile se fue al descanso con un marcador favorable de 25-8 luego de las anotaciones de Videla, Marcelo Torrealba, y los emblemas Martín Sigren y José Ignacio Larenas.

Ya en la segunda mitad con los Osos lanzados en ataque, parecía que se estrecharía el resultado, pero tras una infracción, Alfonso Escobar marcaría el sexto y definitivo try chileno para sellar la brutal victoria.

Con este resultado los seleccionados chilenos cierran una histórica participación, no solo por vencer dos veces seguidas a Rusia, si no que también por los resultados obtenidos. Ya que, los Cóndores quedan 23 en el ránking mundial e igualan su mejor puesto en el World Rugby.

 

Revisa el resumen del partido