La gimnasta estadounidense, Simone Biles, se retiró de sus últimas pruebas de los Juegos Olímpicos de Tokio explicando que prefirió enfocarse en su salud mental.

"Debemos centrarnos en nuestra mente y no en lo que la gente quiere que hagamos", afirmó la campeona olímpica.

Biles ha tenido el respaldo del medio estadounidense y de sus colegas, sin embargo, el tenista número uno del mundo, Novak Djokovic, opina diferente.

"Siento que la presión es un privilegio y que sin ella no existiría el deporte profesional. Los que queremos estar en la cima debemos aprender a lidiar con eso, tanto dentro como fuera de la cancha", señaló Nole, quien ya está en las semifinales del tenis olímpico.

Sobre su caso en particular, comentó: "Obviamente no voy a decir que soy capaz de aislarme de todo el ruido mediático que existe en torno a mí y mis opciones de ganar en este evento olímpico".

"Lo veo, lo escucho, lo percibo y sé que está ahí, pero con el tiempo he aprendido a desarrollar mecanismos de gestión emocional que me permiten ver todo eso como algo positivo, y no como algo que puede destruirme", finalizó.