Jorge Acuña había adelantado que el duelo ante Colo Colo iba a ser el más importante de su breve carrera como director técnico. Santiago City salió sorteado en el camino del Cacique en la Copa Chile. Y dio pelea, pero de todas formas cayó por 2-0 ante el Cacique

Y el Kike llegó al estadio Monumental muy fiel a una cábala, pues lució la misma tenida con la que se vistió para el juego de ida y el de vuelta de la serie frente al Aragua en la primera fase del certamen. Fue en esa serie que el cuadro de Las Condes ganó su boleto para enfrentar a los albos. 

Corría el minuto 38 del partido cuando el ex volante central del Feyenoord de Países Bajos hizo de actor para ejemplificarle a uno de sus ayudantes la manera de marcar. Además de decirle algunas cosas, se pegó por su espalda, como queriendo que sus jugadores lo imitaran dentro del campo de juego. Y también como si se tratara de una coreografía.

Las instrucciones de Kike Acuña en modo coreografía

El segundo tiempo de Kike Acuña en el Monumental 

"Esa tiene que ser nuestra, hueón", dijo desde el borde de la cancha en los 54', cuando el balón fue de un lado de la cancha hasta el otro sin que nadie del Sancity pudiera controlarlo. Kike Acuña estuvo siempre presto para acercarle el balón a sus pupilos, con el fin de reanudar las acciones. 

71 minutos marcaba el cronómetro cuando el otrora seleccionado chileno se volvió loco dando instrucciones, poco después de que Gustavo Quinteros cambiara todo el bloque ofensivo y mandara a la cancha a Marcos Bolados, Fabián Castillo y Leandro Benegas, aunque el colombiano duró apenas ocho minutos en el césped de Pedrero. 

El segundo gol del partido fue un golpe demasiado duro para Jorge Acuña. El ovallino quedó nocaut, con las manos en el rostro, consciente de que la diferencia en el marcador ya era demasiado grande como para al menos igualarla. 

Kike Acuña: "Competimos, pero regalamos un tiempo"

Luego de la derrota de Santiago City, Jorge Acuña dio su parecer a TNT Sports. En una entrevista con el periodista Daniel Arrieta, el Kike desmenuzó el compromiso. "Obviamente hay una amargura por no haber podido ganar. Sabíamos que era muy difícil. Competimos, creo que regalamos un tiempo. No fuimos capaces de conectarnos dentro del campo de juego", reconoció el ex volante del Roosendal neerlandés.

"Y en el segundo tiempo hicimos algunos cambios, el equipo mejoró bastante, pudo tener la posesión del balón. Quizá le faltó profundidad, pero entre suma y resta me voy contento por el esfuerzo hasta el último minuto", sentenció Acuña, quien también defendió a Universidad de Chile y al Mamelodi Sundowns de Sudáfrica y ahora debe enfocarse en la Tercera A, donde Santiago City comenzará ante Mejillones.