Los últimos proyectos de Marvel tanto en la TV como en el cine no estaban surgiendo efecto, ante un supuesto hastío de los superhéroes o la fórmula que tanto le dio en su momento a la compañía hasta llegar a Avengers Endgame.

Guardianes de la Galaxia Volumen 3 es una prueba de que el género no está muerto, sino más vivo que nunca. Siempre que las historias tengan un sentido, quieran contar algo y no sean solo una etapa para futuros proyectos.

 

La cinta vino a completar la trilogía de James Gunn, que sufrió varios contratiempos y extendió la espera de esta película tras el despido con elástico que le propició Marvel Studios al director por un par de años.

Sintiéndose mucho más como una historia parte de la Saga del Infinito y no de esta actual Fase 5 de la Saga del Multiverso, Guardianes 3 llegó para terminar de contar su propia historia, sin pensar en qué serie viene o a qué personaje hay que incluir para que aparezca en una próxima película o un spin-off sin ningún sentido.

Este fue el cierre de un grupo de inadaptados que fue una sorpresa total cuando por allá en julio de 2014 llegó a los cines de la mano del director de películas de bajo presupuesto o guionista de producciones como Scooby Doo la película o el Amanecer de los Muertos. Y funcionó de una manera épica.

Una historia donde un montón de personajes extraños, chistosos, de mal carácter o forma de árbol se convirtieron en una familia increíblemente popular, todo a pesar de no ser muy conocidos en los cómics.

Pero hoy llegó a los cines el Volumen 3 de esta trilogía, la parte final de una historia que llegó a su término con un montón de emociones, lágrimas y risas, y que cerró de manera perfecta el arco de esta familia. 

Crítica sin spoilers de Guardians of the Galaxy Vol. 3: Gracias por tanto, James Gunn

Guardianes de la Galaxia Volumen 3 trae una historia llena de emotividades, con una trama que tiene al grupo intergaláctico metiéndose en problemas y aventuras con un solo objetivo: salvar a Rocket (Bradley Cooper), del que conocemos sus orígenes y con un villano sanguinareo detrás como el Alto Evolucionador (Chukwudi Iwuji).

 

La película se define como un tercer capítulo de un grupo de héroes del que no mucho se esperaba, y terminan siendo hoy un golpe de energía para un UCM que estaba algo perdido. James Gunn deja una enseñanza a la compañía y sus colegas directores: estas producciones siempre valdrán la pena cuando se quiera contar una buena historia, y esté ese corazón que caracterizaron tanto las primeras cintas y hoy se ve algo extraviado.

Y es que la historia de Gunn, que esta vez gira en torno a Rocket Racoon, un personaje que para ser un mapache hecho con CGI, ha tenido un crecimiento increíble y donde es notorio que a diferencia de sus compañeros, vivió 5 años más tras el chasquido de Thanos teniendo una maduración notable, mismo caso que Nebula (Karen Gillian) que es toda una líder en esta tercera parte.

Pero los demás no se quedan atrás, con cada uno viviendo su propio aprendizaje y desarrollo, desde Peter Quill, pasando por Gamora hasta incluso Kraglin (Sean Gunn).

Guardianes 3 habla sobre el crecimiento, familia, esperanza y a seguir adelante pese a las dificultades del camino (el final trae una canción que justamente lo deja en evidencia). ¿Cómo es que un árbol parlante, un mapache, un humano deprimido y algunos extraterrestres enseñan eso? Solo la mente de James Gunn puede lograrlo.

La cinta protagonizada por Chris Pratt como Star-Lord y que también contó con Dave Bautista como Drax, Pom Klementieff como Mantis, Vin Diesel en la voz de Groot y el regreso de Zoe Saldaña en el papel de Gamora; tiene un montón de momentos que te harán reír, como también llorar si eres fan de los personajes.

¿Puntos bajos? Quizás Adam Warlock (Will Poulter) queda un poco sobrando cuando se nota que la historia va por otro lado, aunque no queda claro si fue una idea del director añadirlo o bien planean utilizarlo en el futuro. Pero por momentos hasta el Perro Cosmo (Maria Bakalova) tiene más protagonismo.

El villano de turno sirve para ser un buen antagonista de la historia. Y es que aquí no es el punto central vencer al malo, sino a las propias complicaciones y fantasmas que tiene el pasado. ¿Puntos más altos? El soundtrack otra vez es protagonista, los efectos especiales vuelven a su esplendor tras las últimas críticas. Y por su puesto, las emociones y risas que están en cada segundo.

Una historia simple pero que en su ingenuidad está la complejidad que trae detrás cada personaje, que presenta momentos intensos y tener la alma pendiendo de un hilo cuando cada uno corre peligro de muerte. Sobre todo tras la campaña de la misma película en que aseguran que algo malo pasará.

Guardians of the Galaxy Vol 3 viene a demostrar que el género está más vivo que nunca, solo se necesita corazón como Marvel Studios lo demostró en el inicio de sus películas, como también darle a directores como James Gunn la opción de contar la historia que quieren y de los personajes que conocen, algo que evidentemente faltó en las últimas producciones.

 

Un cierre fantástico para un grupo de héroes que hará falta en el UCM, y sobre todo esta visión de tanto Gunn como de sus personajes de que el humor y la tristeza pueden ser un complemento tan natural como necesario cuando se trata de una película de superhéroes.