Dos periodistas de la televisión estatal de Noruega fueron detenidos por las fuerzas de seguridad de Qatar y los mantuvieron arrestados durante 30 horas.

Los profesionales preparaban un informe sobre la realidad de los trabajadores inmigrantes en la construcción de los estadios para el Mundial de Qatar 2022.

Los reporteros Halvor Ekeland y Lokman Ghorbani fueron acusados de "ingresar a una propiedad privada y filmar sin permiso". Se les requisaron sus equipos electrónicos y les borraron el material que habían grabado en los campamentos de trabajadores.

La polémica llegó hasta el primer ministro de Noruega, Jonas Gahr Stoere, quien afirmó: "Las detenciones son inaceptables. Una prensa libre es vital en una democracia".

Por su parte la ministra de RREE, Anniken Huitfeldt, manifestó: “Fueron arrestados mientras hacían su trabajo como periodistas. La libertad de expresión es un pilar de toda democracia que funcione y fundamental para poder cumplir con otros derechos humanos”.

 

Tras volver a Noruega, Ekeland, uno de los reporteros, señaló: “Fueron días duros, pero sabíamos que había mucha gente que se preocupaba por nosotros”.

Según un reportaje de The Guardian unos 6,500 trabajadores inmigrantes perdieron la vida en la construcción de los estadios hasta febrero pasado.

Asimismo, la Fundación Internacional para la Democracia, estima que para 2022 habrán muerto en suelo qatarí alrededor de 10.000 obreros.