El Inter de Milán se desmantela, luego de conseguir el Scudetto de la Serie A. El primero en partir fue el técnico Antonio Conte, luego el marroquí Hakimi y ahora es su delantero estrella, Romelu Lukaku.

El club vive una grave crisis económica, por lo que tendrá que dejar partir jugadores, y el próximo en unirse podría ser Christian Eriksen, quien interesa en el Ajax de Holanda.

Una situación que, por supuesto, no gusta a los hinchas neroazzurros, quienes depositaron toda su rabia en un mural que había sido dedicado al atacante belga.

Vandalizaron la obra ubicada en las cercanías del estadio Giuseppe Meazza y colgraon un lienzo con frases ofensivas hacia Lukaku, quien está a detalles de firmar en el Chelsea.

Además, la facción de la hinchada, conocida como Curva Nord, escribió en Instagram: "Estimado Lukaku, esperábamos un comportamiento más honesto y transparente de tu parte. Si bien te habíamos protegido como a un hijo, como a uno de los nuestros, demostraste que eras como todos los demás, arrodillándote por el dinero".

"Te deseamos lo mejor, incluso si la codicia no siempre da sus frutos", finalizó.