arrow_downward
Lucas Cañizares sentía alivio cuando no era elegido para jugar en el Real Madrid.
Real Madrid

El drama del hijo de Santiago Cañizares en las cadetes de Real Madrid: íntima entrevista de Lucas con su padre

Lucas Cañizares reveló que en sus inicios en el club merengue era un alivio no ser elegido en el once títular pese a que a su padre mostraba enojo por no entrar a la cancha. "Me hacía pequeñito, tenía mucha presión por mi apellido", contó.

escrito por
Diego Jeria

Lucas Cañizares sentía alivio cuando no era elegido para jugar en el Real Madrid.

Lucas Cañizares sentía alivio cuando no era elegido para jugar en el Real Madrid. (Foto: Archivo)

Lucas Cañizares, de 18 años y portero del Juvenil A del Real Madrid, hijo del ex arquero y referente merengue, Santiago Cañizares, compartió el lado más íntimo de su camino para ser futbolista y reveló que muchas veces no lo pasó nada de bien. Incluso, no ser elegido para jugar era un alivio.

El juvenil llegó a la ciudad deportiva del Real Madrid con 12 años y tuvo que dejar su casa para integrarse a la disciplina de los merengues. Lucas habló en una emotiva conversación con su padre en el canal de YouTube de Santi Cañizares, su papá.

“Tienes que salir del entorno familiar, tienes que dejar el colegio y dejar los amigos. Irte a los 12 años a una gran ciudad, con todos los lujos y de maravilla, pero a una residencia”, cuenta Santi para darle espacio a Lucas.

“Y ese entusiasmo te pasa la factura al cabo del tiempo cuando te das cuenta que eres un chico joven de 12 años, no has vivido más de tres o dos días fuera de la casa de tus padres”, responde el joven meta.

Agrega que “vas ahí a una ciudad deportiva de lujos extraordinarios, con gente que está encima de ti con educadores, psicólogos y profesores, en un ambiente con compañeros que se convierten en hermanos y son parte de tu crecimiento, estás en un sitio mejor imposible, pero esa parte familiar es irremplazable y la echas de menos. Es lo que más pesa en esos momentos de sufrimiento, es duro. Es la parte fea de la moneda”.

Consultado por sus primeros pasos en la infantil del Madrid, añade que “me acuerdo, pero no quiero acordarme. Me quedaba enorme el desafío y la verdad es que no me arrepiento de decirlo, porque con el tiempo he aprendido a solventarlo. Yo era un flan, llegaba el momento en que el entrenador daba el once y para mí era un alivio si no estaba en el equipo”.

La revelación dejó atónito a Santi Cañizares: “¿qué me estas contando? A mí me decías lo contrario: papá, otra vez no me ha puesto el entrenador”.

“Cuando había que saltar al campo yo me hacía pequeñito, es una realidad. Tenía mucha presión por mi apellido y yo no me sentía capacitado o preparado para vestir la camiseta del Real Madrid. Tuve que aprender a lidiar con esa presión y merecer la camiseta”, sentenció Cañizares hijo.

Lucas y Santiago Cañizares, arqueros del Real Madrid.

Temas

Comentarios


Lee También