Los Instagram Live se han convertido en una vía directa entre los jugadores y los fanáticos más jóvenes. A toda hora vemos protagonistas del fútbol chileno vertiendo conceptos en medio de la cuarentena, aunque no siempre son del agrado de todos.

Es el caso de Mauricio Pinilla, quien recibió un tirón de orejas de su señora cuando estaba al aire en un IG Live con Simón Salas, el caporal de la cuenta Purowebeoo. El goleador terminó pidiendo disculpas por meter mucho ruido.

Eran más de las 22:00 horas cuando Pinilla y Salas metían boche en una conversación repleta de risas. Pero a Pinigol le sonó el teléfono y se llevó el reto. "Perdón, nunca más mi vida, perdón, ya chao", dijo al aire el delantero de Coquimbo Unido.

Mientras Simón Salas se reía, Pinilla reconoció el incómodo diálogo con su mujer. "Fue como 'mira hueón, cuando tú tienes que entrenar a las 8 de la mañana y nos mandas a todos a acostar a las 8 de la noche y cenas a las 7 de la tarde. ¿Y ahora estás gritando y hueveando? Déjame dormir'".

"Toda la razón. Gisse Paz", reconoció Pinilla. "Tiene razón. De hecho, aprovechemos que estemos en vivo con mucha gente para pedir las disculpas públicas correspondientes. No tengo vergüenza", agregó.

Luego se dirigió a su hija Agustina, que estaba divirtiéndose en un videojuego con su primo: "Baja la música, Agus, que la mamá va a venir a pegarnos un palo en la cabeza. Agustina, no grites que nos van a sacar la chucha y nos van a mandar a acostar".

Pinilla se ha convertido en uno de los personajes más requeridos en Instagram. Anoche concedió esta entrevista con más de 4 mil seguidores en línea y aprovechó incluso de retar a los "barsas" que le decían "suegro" por su hija. Desubicados.