Universidad de Chile espera por el duelo de este domingo contra Unión Española por la sexta fecha del Campeonato Nacional en el estadio Lucio Fariña de Quillota con la herida abierta de la reciente derrota en el Superclásico contra Colo Colo, duelo que acumula tres caídas consecutivas.

Pero ante la mala racha de los azules se abre una nueva ilusión. Es que Chile comienza un nuevo proceso este viernes 11 de marzo tras el cambio de marzo que oficializó la salida de Sebastián Piñera para darle espacio a Gabriel Boric como nuevo Presidente de la República.

Y la estadística dice que la U gana siempre con Presidente nuevo salvo un caso puntual. De los siete cambios de mando anteriores Universidad de Chile ganó los últimos seis partidos inmediatamente siguientes a entregarse la banda presidencial.

En 2018 Piñera comenzaba su segundo período y el 13 de marzo Universidad de Chile se trajo un triunfo por 0-1 ante Vasco da Gama en Brasil por la Copa Libertadores. El 2014 Michelle asumía su segundo Gobierno y en paralelo Universidad de Chile derrotaba a Real Garcilaso como visita por 1-2 el 11 de marzo, también por Copa Libertadores.

El 17 de marzo de 2010 Piñera ya encabezaba su primer Gobierno tras recibir la banda presidencial de Bachelet y los azules derrotaron por 2-1 a Flamengo por el máximo torneo continental de clubes en una campaña que dejó al Chuncho en semifinales.

En 2006 Bachelet asumía de forma histórica como la primera Presidenta de Chile y un día después, el 12 de marzo, la U se impuso por 2-1 a Puerto Montt. El 12 de marzo, pero del 2000, los azules derrotó por 0-2 a Deportes Concepción tras la llegada de Ricardo Lagos a La Moneda.

El 13 de marzo de 1994 Eduardo Frei llevaba horas como nuevo Presidente en los albores de la vuelta a la democracia. Reconocido hincha azul, el mandatario festejó el triunfo de Universidad de Chile por 0-2 contra Santiago Wanderers en Copa Chile.

El punto aparte fue la derrota por 0-3 de los azules contra Colo Colo el 17 de marzo de 1990, el primer duelo de Universidad de Chile días después del ascenso de Patricio Aylwin como nuevo Presidente de la República,  dejando atrás la dictadura encabezada por Augusto Pinochet.